Nicosia, el aeropuerto congelado en el tiempo

En el Aeropuerto Internacional de Nicosia un único avión de pasajeros ocupa las pistas. Se trata de un Hawker Trident de la Cyprus Airways; el modelo fue diseñado por la compañía británica de Havilland y entró en servicio en 1962. La mayoría de las compañías lo retiraron del servicio a mediados de los ochenta o, en el caso de algunas compañías chinas, a principios de los noventa. Hace más de veinte años del último vuelo de cualquier avión de esta clase. Nadie se va a subir al avión que espera paciente en las pistas del aeropuerto, entre otras cosas porque le resultaría imposible volar. Sin puertas, corroido por el óxido y el abandono, es una metáfora del estado en el que se encuentra todo el aeropuerto, que en su día fue el más importante de la isla de Chipre y hoy es pasto del polvo y el tiempo.

El avión está tan abandonado como la pista en la que yace (fuentes 1 y 2)

Sigue leyendo

Anuncios

Ryanair se supera a sí misma

¿Recuerdan el top 15 del quintopinismo Ryanerense? La política de toponimia creativa de la aerolínea irlandesa nos permitió realizar una colección de los aeropuertos más en el quinto pino de toda la lista de destinos de Ryanair, lista que fue encabezada por el aeropuerto de Fráncfort-Hahn gracias a los estratosféricos 126 kilómetros de distancia que le separan de la ciudad de Fráncfort. Pues resulta que la lista se ha quedado obsoleta. Recientemente Ryanair incluyó en su mapa de rutas al aeropuerto de Vatry, que la web de Ryanair denomina “Paris Vatry (Disney)“. Mal rollo. Cuando en los destinos de Ryanair aparece algo entre parénteseis suele querer decir que hay un mínimo de hora y media de autobús hasta allí. ¿Y a qué distancia de Eurodisney está el aeropuerto de Disney? Supera esto, Frankfurt Hahn: 176 kilómetros de autopista, o 130 de carreteras secundarias. En cualquier caso, casi dos horas de viaje. Según la web de Ryanair, eso es “just a hoop“, sólo un salto. Optimismo con alas.

Las dos rutas de “Paris Vatry”, a Oslo (Rygge) (60 kilómetros de distancia a Oslo) y Estocolmo Västerås (a 101 kilómetros de Estocolmo).Un vuelo París-Estocolmo supone, pues, pasar mucho más tiempo en autobuses que en el propio avión…

Sigue leyendo

Aterriza donde puedas

Es un hecho conocido que cuando uno intenta entrar en la página web de Ryanair el navegador le lleva a un sitio web cercano, desde donde puede coger un autobús que le llevará a su destino final. Volar con Ryanair es el equivalente a navegar por Internet con el bloqueo de pop-ups desactivado; a cada paso que uno da le ofrecen comprar cualquier cosa; a poco que uno proteste, se verá insultado en varios idiomas. A cambio uno puede conocer lugares tan exóticos como Charleroi, Weeze o Nyköping, y otros muchos pueblos y ciudades cuya existencia desconocía antes de disfrutar de la experiencia Ryanair. Sea cual sea la razón que uno encuentre para volar con Ryanair (normalmente, volar de un punto X a un punto Y, siendo uno de los dos puntos una antigua base aérea en mitad de la nada, a un precio inferior al de la revista que leerá durante el viaje), lo cierto es que la aerolínea irlandesa se ha convertido en la primera compañía aérea de Europa en número de pasajeros. En el año 2008 Ryanair transportó a más viajeros que Iberia y British Airways. Juntas.

Bye bye Latehansa, uno de los aviones de Ryanair (click para ampliar). Ignoro si a la Lufthansa le gustó el nombrecito del avión.

Pero ¿dónde vuela exactamente Ryanair? La política de toponimia creativa de la aerolínea irlandesa permite renombrar aeropuertos con los nombres de ciudades situadas a cien kilómetros o más. Hace unos años la Unión Europea expedientó a Ryanair por asegurar que sus vuelos de Londres a Bruselas tardaban la mitad que el Eurostar, el tren que Circula bajo el canal de la Mancha. Mientras que el ferrocarril tarda dos horas y media, el 737 de Michael O’Leary invierte hora y cuarto en el mismo trayecto. ¿El mismo trayecto? Más bien no. Ryanair vuela de Luton (a 55 kilómetros de Londres) a Charleroi (a 56 kilómetros de la capital Belga). Que el aeropuerto de Charleruá se denomine de forma extremadamente optimista como “Bruselas Sur” no pareció ser suficiente para las autoridades europeas.  No son los únicos casos. Echándole un ojo al mapa de rutas de la aerolínea podemos elaborar una clasificación de Los aeropuertos más en-el-quinto-pino de la red de Ryanair. Y allá vamos con la lista…

Sigue leyendo

Aeropuertos en la frontera

Hace unos días los Microsiervos dedicaban una entrada al Aeródromo de Casarrubios, situado justo sobre el límite entre las regiones españolas de Madrid y Castilla-La Mancha. La línea divisoria cruza la pista y los hangares, dejando la mayor parte del aeródromo en la provincia de Toledo y el resto en la de Madrid. No es algo habitual, pero en España existe un aeropuerto aún más al límite, puesto que termina exactamente en la frontera internacional; es el de San Sebastián, cuyo extremo norte linda con el río Bidasoa,  límite natural entre España y Francia.

eas

Aeropuerto de San Sebastián a vista de Google. Nótese la frontera junto a los límites del recinto.

Sigue leyendo

Libros: Jet Lag

Jet Lag: Aventures i ensurts a 9.000 metres d’altura. Francesc Miralles, Ara Llibres, Barcelona, 2006.

Jet Lag, de Francesc Miralles

Uno, además de friki geográfico, es lo que comúnmente se denomina un aerotranstornado. Me encantan las rutas aéreas, los aeropuertos y los aviones. No llego al extremo de situarme en la cabecera de pista de El Prat a spottear, pero por falta de tiempo y de una cámara réflex, básicamente. Además, soy un madrileño que vive en Barcelona, y aunque hablo y entiendo el catalán, lo de leerlo y escribirlo lo llevo bastante peor. Así que cuando encontré este libro en la Aeroteca, una librería aeronáutica en el barrio barcelonés de Gracia, tiré de Visa y me lo llevé para casa.

Sigue leyendo