Pongámosle “Blas de Lezo” al nuevo rompehielos británico

El National Environement Research Council (NERC) es una organización británica dedicada a la investigación en el campo de las ciencias ambientales. En 2017 botarán un nuevo buque de investigación dotado con los últimos avances tecnológicos. 200 millones de libras esterlinas de presupuesto, 130 metros de eslora y 15.000 toneladas de desplazamiento le convertirán en el barco investigador más grande de la historia británica. El paquebote de momento no tiene nombre, y la gente del NERC ha pedido ayuda a Internet para darle un nombre al barco, a través de una campaña en redes sociales denominada #nameourship. Como era absolutamente previsible, Internet ha respondido con todo el sarcasmo del que es capaz, que es mucho. Y ahí dónde entra en escena Blas de Lezo. Un internauta español ha propuesto llamar así al barco, en homenaje “a la extraordinaria contribución a la investigación subacuática británica” que el marino vasco llevó a cabo durante el sitio de Cartagena de Indias, del que se cumplen 275 años. Así que los que os queráis sumar a tan merecido homenaje al soldado guipuzcoano, o, simplemente trolear alegremente a los británicos por el puro gusto de hacerlo (¡esto es Internet, maldita sea!), podéis votar aquí, pinchando en el corazoncito que encontraréis siguiendo el enlace:

Nameourship – Blas de Lezo

nameourship

La iniciativa, como no puede ser de otra manera, proviene de Forocoches, y ya ha cruzado el charco hasta Taringa, cuyos usuarios también han decidido sumarse a la campaña. De momento Blas de Lezo va en segunda posición, por detrás de “Boaty McBoatface”, lo que demuestra que los propios británicos son al menos igual de cachondos que nosotros, si no más. Fino humor inglés contra descarado troleo español. Veamos quién vence.

Otras opciones igual de maravillosas si no queréis votar a Blas de Lezo o a Barquito Carabárquez: Ship Happens, Not The Titanic, Fish-N-Ships, Boatimus Prime, WHAT ICEBERG?, Usain Boat, I like big boats & I cannot lie, Boatasaurus Rex, Boatback Mountain, Titanic 2, la venganza… y así.

Si no sabes quién fue Blas de Lezo, puedes leer este artículo de Arturo Pérez Reverte cargado de objetividad y equidistancia.

Actualización 29-3: Lamentablemente, los amigos del NERC no han compartido el buen humor con el que les estábamos troleando y han retirado la candidatura de Blas de Lezo. Como dicen en Reddit, parece que 275 años después, le siguen teniendo miedo.

Anuncios

Las 20 mejores canciones del rock para un viaje por carretera (y 2)

Si no has leído la primera parte, puedes hacerlo pinchando aquí

Iggy Pop – The Passenger (1977)

.Según cuenta la leyenda Iggypop escribió The Passenger en el metro de Berlín Oeste inspirado por un poema de Bob Dylan. Ha aparecido en anuncios y películas en todo el mundo (la última vez en ese anuncio de dos horas de American Airlines y Hertz llamado Up in the Air). La idea de la melodía y la letra es captar el espíritu nómada del movimiento punk de la época. Y no sé si lo consiguió, pero lo cierto es que esta canción va a cumplir cuarenta años el año que viene y se conserva casi tan fresca como recién publicada

Rascal Flatts – Life is a Highway (2006)

Un clásico instantáneo de las carreteras secundarias. Esta versión de un tema anterior de Tom Cochrane fue incluida en la banda sonora de la película Cars, de 2006. Lo que significa que, como padre de un niño de 6 años la he escuchado mucho más de lo recomendable. Pese a ello, y a lo manido de las metáforas (“la vida es una carretera, hoy estás aquí y mañana allí” y demás) no puede faltar en una recopilación como esta. La melodía casi country del tema, junto con menciones a Mozambique (?) Memphis o Vancouver son ideales para devorar millas en el único país civilizado que no usa el sistema métrico decimal.

Sigue leyendo

Las 20 mejores canciones del rock para un viaje por carretera (parte 1)

Hay quien dice que la mejor parte de un viaje es prepararlo. Estudiar rutas, desplegar mapas (o pasarse horas en Google Maps), escoger cuidadosamente el equipaje, planear excursiones, visitas, rodeos innecesarios para ver ese lugar semidesconocido que no aparece en las guías. Y si el viaje es por carretera no puede faltar la música que pondrá banda sonora a la sucesión de paisajes y escenarios que pasarán por las ventanillas del coche, a la vibración y el tacto del volante mientras tragamos un kilómetro detrás de otro. Ahí van mis veinte canciones favoritas. No hace falta decirlo, esta es una selección exclusivamente personal, y estáis invitados a destrozarla, a recriminarme olvidos imperdonables y a recomendarme cualquier otro tema en los comentarios. Cerramos el maletero de un portazo, metemos primera y comenzamos el viaje.

Bon Jovi – It’s my life (2000)

Viajar por carretera se asocia a la libertad y a los grandes paisajes abiertos. El Medio Oeste norteamericano, las infinitas extensiones cobrizas de la meseta española, el inabarcable y sediento desierto chileno, la desolación de la Patagonia Argentina. It’s My Life, de Bon Jovi, pone el perfecto fondo musical a esa sensación de libertad total, a esas ganas de devorar kilómetros, de comerse destinos, de llegar al fin del mundo sobre cuatro ruedas. La vida como metáfora del viaje y viceversa: “Es mi vida, es ahora o nunca, no viviré para siempre y quiero vivir la vida mientras dure”. Las referencias a Frankie (Sinatra, obviamente) y a una carretera despejada (open Highway) completan el plus viajero del estribillo.

Sigue leyendo

Los dominios geográficos más y menos utilizados de Internet

Un Dominio de Nivel Superior Geográfico (o ccTLD, por sus siglas en inglés) es el código de país de dos letras que aparece al final de algunas direcciones web. Por ejemplo, .es (España), .cl (Chile)o .mx (México). Se crearon a mediados de los años ochenta junto con los dominios genéricos .com, .net o .org, entre otros.  A diferencia de los dominios genéricos son gestionados por organizaciones en cada uno de los diferentes países. En total hay 248 dominios geográficos registrados en la base de datos del ICANN, la organización encargada de introducir los nuevos dominios en la red, entre otras muchas tareas. No sólo cada país independiente tiene el suyo, sino también cada región especial de las que aparece en el ISO 3166-1, que es el estándar internacional de la ISO referido a los códigos de países, basado a su vez en los boletines de la Organización de Naciones Unidas, razón por la cual Kosovo y otras naciones con reconocimiento internacional limitado no aparecen en la lista, mientras que deendencias y colonias como Åland, Gibraltar o Nueva Caledonia sí. La lógica dicta que los códigos de país más utilizados deberían ser los de los países más poblados, o al menos los de aquellas naciones con mayor número de internautas, pero la realidad desmiente al sentido común, una vez más. Lo mismo sucede con los dominios menos utilizados. Y ahora vamos a ver por qué.

cctld1

Sigue leyendo

Tormentas de fuego: cuando todo arde

La noche del 8 de octubre de 1871 fue, con toda probabilidad, una de las peores de la historia de la por entonces joven nación estadounidense. En un periodo de apenas unas horas, y sin aparente conexión entre sí, media docena de descomunales incendios azotaron las orillas de los lagos Míchigan y Hurón, provocando una enorme mortandad y calcinando hasta los cimientos docenas de pueblos. El más conocido de ellos fue el incendio de Chicago, que redujo a cenizas diez kilómetros cuadrados de ciudad y dejó sin hogar a casi un tercio de sus trescientos mil habitantes, además de matar a tres centenares de personas. Sin embargo, el incendio más letal no se produjo en el centro de una ciudad llena de gente sino en un remoto bosque apenas habitado. Dos mil personas murieron en el incendio de Peshtigo, un pueblecito maderero de Wisconsin, una tragedia que casi siglo y medio más tarde todavía figura como el incendio con mayor número de víctimas de la historia de Estados Unidos. La explicación a por qué un incendio forestal pudo dejar semejante reguero de cadáveres en media docena de localidades diferentes es un fenómeno que en inglés se conoce como firestorm: la tormenta de fuego.

firestorm1

Sigue leyendo

Fronteras en los mundiales, mundiales en las fronteras

El otro día, mientras veía a Francia triturando a Suiza en el Mundial de fútbol de Brasil, me pregunté a quien animarían los propietarios del Hotel Arbez, aquel establecimiento situado exactamente sobre la raya fronteriza entre los dos países. Recordé, también, haber pensado lo mismo sobre Rihonor/Rio de Onor, el pueblo partido en dos por La Raya, cuando España y Portugal se enfrentaron en los octavos de final del Mundial de 2010. Y pronto se me ocurrió la inevitable pregunta: ¿cuántas veces se han enfrentado en un Mundial equipos que comparten frontera? Así que abrí el Excel y la Wikipedia y pasé un ratito recopilando datos completamente carentes de importancia sólo para satisfacer mi curiosidad. Y la vuestra, claro. Allá van los datos.

EsP_POR

España y Portugal enfrentándose en los octavos de final del Mundial de Sudáfrica 2010

Sigue leyendo

Lo que pasa en Cataluña

La conciencia me pide hablar de lo que sucede en la tierra que ha visto nacer a mis dos hijos. Nunca he querido mencionarlo, por respeto a mi familia y mis amigos barceloneses, por no crear polémicas o por no meterme en líos, pero llega un momento en el que uno, para mirarse al espejo sin avergonzarse, tiene que tomar partido y hablar claro. Y lo que aqui está sucediendo es claramente algo que debe denunciarse. Este blog se lee masivamente fuera de España (en una proporción de 2 a 1, de hecho) y quiero utilizarlo como vehículo para denunciar aquello que nadie se atreve a mencionar. Hablo de algo que sucede en toda Cataluña, que bajo una apariencia inocente esconde una violencia atroz. Hablo de algo que se ha inculcado a los niños desde bien pequeños y que se ha transmitido de padres a hijos como si se tratara de una enfermedad genética. Hablo, por supuesto, como muchos lectores ya habrán imaginado, de la más sanguinaria y aterradora de las tradiciones navideñas que en el mundo han sido: El Tió de Navidad.

Shak-Milas-Pique630Shakira y su pareja, que por lo visto juega al fútbol, introduciendo a su hijo en las bárbaras costumbres locales.

Sigue leyendo