Cuarenta temas que probablemente bailaste en los noventa (cuarta parte)

Si por casualidad no has leído las entregas anteriores de esta prodigiosa lista, ahí van:

Primera Parte | Segunda parte | Tercera parte

31.- Sin with Sebastian – Shut up and sleep with me (1995)

La música de baile de los noventa, al menos su parte más eurodancera, está plagado de one hit wonders, como un repaso a esta larga lista de éxitos puede demostrar. Sin with Sebastian reventó las listas a lo grande allá por 1995 con esta canción ñoña, rosadita y chiclosa con un videoclip de estética queer para acompañarla. Fue número uno en Finlandia, España y Austria, y llegó al top ten de otra docena de países. Sebastian Roth, que ese es el nombre real del alemán detrás de este tema, siguió trabajando hasta 1997 con el mismo nombre, pero no repitió ni remotamente el éxito del Shut Up, ni tampoco cuando en 2007 recuperó el nombre artístico con otros compañeros de viaje.

32.- Z100 – Arrivarriva (1995)

Este tema se hizo popular en España a lo largo de 1997 tras su aparición en uno de los recopilatorios de la saga Máquina Total. A día de hoy es carne de clases de spinning y de compendios nostálgicos, oscuros y tendenciosos como este. Y lo que es peor, no he encontrado nada, absolutamente NA-DA de información acerca de sus autores. Ni sé quién lo canta, ni cuándo lo compuso, ni si hizo algo de relevancia antes o después. Pero sí recuerdo cómo el ritmo demencial de 170 chundas por minuto, el estribillo en italiano fácilmente comprensible (o eso creíamos) y el riff silabeable (lo-lo-lo) volvieron locos a los adolescentes de la segunda mitad de los noventa durante las seis o siete semanas en las que el tema estuvo en el candelero.

90surkel

33.- Bellini – Samba de Janeiro (1997)

Bellini eran un grupo alemán formado por cantantes y bailarinas de Tailandia e Indonesia, que alcanzaron sus quince minutos de fama gracias al descarado plagio (perdón, “inspiración”) de un tema de 1974 del percusionista brasileño Airto Moreira. La globalización en todo su esplendor. Con este tema de ritmo más bien pegadizo y letra más bien inexistente (sigue así, encima, encima, encima) alcanzaron el top ten de las listas en toda Europa, y gracias al baile que se puede ver en el videoclip, sobre todo lograron el estrellato en los chiringuitos y terrazas de baile de aquel verano de 1997 en que se nos fue Lady Di y nos mataron a Miguel Ángel Blanco. La formación ha desaparecido (bien) y reaparecido (agh) en varias ocasiones, y actualmente sigue existiendo, con los mismos productores pero con otros integrantes quince años más jóvenes que los originales. Nunca ha repetido una sombra del éxito que logró con Samba de Janeiro.

90s3

34.- Marusha – Somewhere over the Rainbow (1993)

Cuentan los que saben de esto que la reunificación alemana donde primero empezó fue en los clubes, discotecas, naves semiderruidas, subestaciones eléctricas abandonadas y edificios desahuciados donde se desarrollaron las raves que dieron forma a la primera fase del Techno berlinés, entre la caída del Muro y la mitad de la década de los noventa. Fueron unos años donde se desarrolló una revolución musical procedente del Detroit post industrial y prima hermana del Segundo Verano del Amor londinense y de la escena de Madchester, cuyas consecuencias son palpables en las listas de éxitos de hoy en día. Y Marusha estaba en el meollo de todo esto. Fue una de las figuras más relevantes de esa época enloquecida y puesta hasta las cejas de éxtasis en la que la música de baile era puro cyberpunk, tecnología llegada del futuro. Somewhere Over the Rainbow era una adaptación trance de la famosa primera canción de El Mago de Oz. Se han hecho más de cien versiones de esa canción, pero la de Marusha fue la primera compuesta para ser paladeada en pleno viaje de ácido. Curiosamente el mayor éxito de la DJ de Núremberg fue la señal del principio del fin del movimiento techno concebido como un espacio underground. La profesionalización de los circuitos, la llegada de contratos, salarios, la MTV, los palcos VIP y demás convirtieron la movida berlinesa en una máquina de hacer dinero. La Love Parade, cuya primera edición amateur e improvisada en 1989 reunió a 150 personas, llegaría a congregar millón y medio de participantes. Y Marusha, que lo vio venir, se sumó con este single a la conversión del Techno en algo mainstream que pudiera ser digerido por el público en general, lo que le reportó la animadversión de parte del movimiento. Por suerte para ella, su carrera ha continuado ligada al mundo del techno. Fue habitual de la Love Parade hasta que el festival se canceló en 2010 tras la muerte de veinte jóvenes en una estampida, ha tenido programas de radio y televisión y sigue pinchando cada fin de semana, ya cerca de la cincuentena.

90SbART

35.- DJ Sylvan – Guitar Spell (1994)

De nuevo visitamos el sonido valenciano por excelencia, el de la Ruta Destroy o Ruta del Bakalao. Dj Sylvan es el nombre artístico de los disc-jockeys y productores Richard Vázquez y Sonia Barbero. En la primera mitad de los noventa crearon su propio sello discográfico (Moon Records) que les sirvió para dar salida a sus creaciones. El tema más conocido en toda España fue esta bomba instrumental, pero ya antes se habían hecho algún nombre en el circuito de clubes y radios especializadas tanto en Valencia como en Madrid con mezclas puramente makina como Killer City, publicada bajo el nombre de Aldus Haza. Como les pasa a muchos de los temas valencianos más famosos de la década (véase el caso de Give it up, reseñado en la primera parte de esta lista), no medían bien los tiempos, y los preliminares antes del subidón subidón subidóooon se alargaban en exceso. Pese a ello, los teenagers de la segunda mitad de los noventa enloquecían con este tema, y siguen haciéndolo en casposas fiestas remember donde esos mismos adolescentes, ya talluditos, calvos y con prominentes abultamientos abdominales se refocilan en la nostalgia más lamentable. Mataría por haber estado en esa fiesta, maldita sea. Como casi todos los integrantes de la Ruta, la precaria fama de Dj Sylvan se extinguió junto con la ruta misma, a mediados de los noventa.

90s2

Este GIF es más hipnótico que una rave a las afueras de Londres

36.- Zombie Nation – Kernkraft 400 (1999)

Si eres de los que habitualmente ve partidos de fútbol de la liga inglesa o de los raritos que soportan el Fútbol Americano, esta canción te sonará más de los estadios de aquellos países que de las pistas de baile. Aunque puede pasar también que tengas cierta edad (pongamos, cuarenta tacos de calendario) y que este tema te recuerde tu infancia como protogamer allá por la primera mitad de los ochenta. El recorrido de esta canción desde algunas de las primeras videoconsolas hasta los estadios del Medio Oeste de EE.UU. pasa por el lisérgico videoclip de los muniqueses Zombie Nation, en el que se hace difícil discernir quién había introducido más cocaína en sus fosas nasales, el guionista, el coreógrafo, el actor o el encargado del montaje final. La melodía principal del tema fue compuesta en 1984 por David Whitaker para el videojuego Lazy Jones, desarrollado por él mismo, y después ha tenido una segunda vida más interesante que la primera.

Stardust era uno de los quince mini videojuegos dentro de Lazy Jones. La música de todos ellos puede encontrarse también en Youtube. Para tratarse de temas compuestos en 8 bits hace más de tres décadas han envejecido sorprendentemente bien.  

Quince años mas tarde una versión ampliamente modificada tomó las pistas de baile y las emisoras de todo occidente. Número 1 en Canadá, 2 en el Reino Unido y Alemania, top 10 en Bélgica y los Países Bajos e incluso una fugaz aparición en el Billboard Hot 100. Diecisiete años después de su publicación la melodía sigue vigente en las gradas de, por ejemplo, la selección de fútbol de Gales, los Seattle Mariners y otros equipos deportivos de EE.UU. y las Islas Británicas, donde los aficionados entonan con pasíón el LO-LO-LO-LO para animar a sus héroes deportivos.

condemor

Esto sucedió, y nadie hizo nada por evitarlo

37.- La Bouche – Be my lover (1995)

La relevancia alemana en el Eurodance probablemente es heredada de aquellos locos años de éxtasis y raves hasta el amanecer en Berlín Este. La Bouche eran alemanes con nombre francés (La boca) que cantaban en inglés, algo muy propio de la época en la que entró en vigor el tratado de Schengen. No fueron un caso de One Hit Wonder porque tuvieron dos singles reventones, pero la historia del grupo alemán dura dos años, 1994 y 1995. En el 94, más o menos mientras Julio Salinas nos dejaba fuera del Mundial de EE.UU., medio mundo andaba bailando Sweet Dreams, que alcanzó el número uno en Australia. Un año más tarde extendieron su dominio estival a casi todo occidente, llegando a lo más alto en Italia, Alemania y Suecia, y haciendo podio en Australia y Holanda. Lo consiguieron con Be my Lover, condensación destilada del Eurodance: letra chorr, melodía pegadiza, bombo potente pero no atronador y el ritmo justo para que las adolescentes de clase media puedan bailarlo mientras sostienen un Malibú con piña. En EE.UU. llegaron al número 6 del Billboard 100, un auténtico exitazo para un tema dance. Pero después de esto, como pasó tantas otras veces, vino la decadencia y la irrelevancia. Actualmente hay rumores que apuntan a la vuelta del grupo, pero, francamente, a quién le importa.

giphy (7)

Es hora de decir que el coreógrafo de las Spice Girls no tenía ganas de trabajar aquel día

38 .- Ice MC – It’s a rainy day (1994)

Ian Campbell, más conocido como ICE MC (Ais em si), es un hijo de jamaicanos criado en Nottingham, que de adolescente marchó a Italia, donde encontró su vocación: el rap y el Hip Hop. Allí, conchabado con el productor italo disco Roberto Zanetti, lanzó su primer éxito hiphopero en 1989. Se trataba de Easy, un tema que alcanzó cierta fama en los países de habla germana. Sin embargo, la popularidad a escala continental primero y trasatlántica después, le llegó con It’s a rainy day, un tema eurodance de estilo pseudotristón, gótico y proto-emo, que fue número uno, esta vez sí, en su país de adopción, Italia, y podio o top 5 en la mayor parte de Europa occidental, incluidas España, Alemania y el Reino Unido. En las pistas de baile, sin embargo, no tuvo tanto éxito, sirviendo sobre todo como introducción a las fases más chill-out de la madrugada. Dicho de otra manera, era imbailable.

rave90s

TODO EL MUNDO A HACER POTROM POTROM

39.- L.A. Style – James Brown is dead (1991)

En 1991 hacía sólo dos años que el Muro de Berlín había sido felizmente derribado, y la cultura de clubes berlinesa estaba en plena ebullición. La Love Parade celebraba sus primeras ediciones y el techno se veía como la música del futuro. Sólo en un contexto como ese se puede entender que un tema tan aparentemente oscuro, minoritario y a ratos industrial como este alcanzara el estrellato en casi todas partes. L.A. Style nacieron en los Países Bajos a rebufo del puente aéreo musical entre Berlín y Detroit que se había establecido con la caída del muro, y dieron con la tecla en su primer intento, como tantos otros. Fue la primera canción techno (y también una de las últimas) en colarse en el Billboard Hot 100, la lista de temas más populares de Estados Unidos. Alcanzó el número 1 en España y el Benelux, y estuvo en el top 10 de casi todo occidente durante varias semanas. Después de eso el duo de holandeses nunca llegaron a rozar un éxito semejante. Sólo se acercaron con Got to move, un tema eminentemente eurodance que lanzaron en 1993. En realidad James Brown no estaba muerto aún (sobreviviría quince años a su esquela techno), y el tema de L.A. Style recibió una infinidad de canciones-respuesta, como James Brown has sex, de una tal Raimunda Navarro, o Bruce Willis is dead, de un tal Mr. Olzo.

90210

Todos odiábamos a Tori Spelling. Tú también, reconócelo.

40.- Culture Beat – Mr Vain (1993)

Cerramos (por ahora) esta lista con uno de los mayores pelotazos de los noventa en cuanto a éxito internacional se refiere. Culture Beat eran, como la mayoría de los hoy reseñados, una banda de alemanes sin nada mejor que hacer que componer temas Eurodance. Su carrera había empezado en 1989 con cierto éxito en Alemania y los Países Bajos (cantaban en alemán), pero cuando cambiaron de cantante y se pasaron al inglés arrasaron. La canción en sí cumple con todos los estereotipos absurdos del Eurodance. La letra inane (Sé lo que quiero y lo quiero ahora, te quiero a tí porque soy Mr. Egoísta), el ritmo pasteloso, el segmento de rap aún más absurdo empotrado a martillazos y sonidos poperos. Un cóctel perfecto que se saldó con números uno en trece países, incluidos Reino Unido, Canadá, Australia, Alemania o Italia. Diez millones de discos convirtieron a Culture Beat en un autentico exitazo, pero, como era bastante más que habitual, no volvieron a acercarse al éxito. Sucesivos cambios de cantante y de estilo musical no alcanzaron a dar con la tecla del éxito y el nombre se perdió en el olvido, como algún día nos sucederá a todos.

Hasta aquí por hoy. Si de verdad andas sobrado de tiempo, puedes leer otras entradas musicales en Fronteras:

Veinte canciones del rock ideales para viajar por carretera (y su segunda parte)
Dónde ha estado Johnny Cash (El mapa).

 

8 thoughts on “Cuarenta temas que probablemente bailaste en los noventa (cuarta parte)

  1. Dabis 8-abril-2016 / 7:52 pm

    La entrada de los viernes!

  2. Jorge de Ory 14-abril-2016 / 5:14 pm

    “Si eres de los (…) raritos que soportan el Fútbol Americano”

    Los americanos también tienen cosas positivas. Y el football es una de ellas. En serio.

    Por cierto, anda que no se hizo música guapa en los 90 para que lleves ¡¡cuatro!! entradas torturando nuestros oídos.

  3. Chicxulub Kukulkan 18-abril-2016 / 6:37 am

    En México apareció una versión en español de “James Brown is dead”. Se llama “Pedro Infante murió”, cantada por el comediante Memo Ríos:

  4. malba 3-mayo-2016 / 10:48 pm

    echando en falta a Peter Schilling – The Different Story, que aunque en algunos sitios pone que es de 1989, el video me suena de 1992

  5. malba 3-mayo-2016 / 11:02 pm

    otro portento…. el solito da pa un recopilatorio, Dr. Alban, tiene 6 o 7 llenapistas, It´s my life, Let the beat go on, No coke, sing hallelujah, hello africa, away from home, look who´s talking…

    madre mía… que tratamiento de rejuvenecimiento después de ver todos los vídeos uno detrás del otroooooo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s