Cuarenta temas que probablemente bailaste en los noventa (tercera parte)

Para leer las entradas anteriores, que efectivamente no se titulan igual que esta, pincha aquí: Primera Parte | Segunda parte. Para leer las posteriores: Cuarta parte

corre lola corre gif

¡Corre a leer las entregas anteriores!

Decía Jorge Manrique en una de las primeras coplas a la muerte de su señor padre que Cualquiera tiempo pasado / fue mejor”. Manrique vivió en el siglo XVI y por lo tanto nunca conoció la base científica de esa sensación que tenemos todos de que los sucesos que acaecieron en nuestra adolescencia y primera juventud fueron más relevantes, importantes o simplemente “mejores” que los que marcan la actualidad. La adolescencia es la última época en la que nuestra personalidad se está formando y todo lo que en ella nos pasa deja una huella para el resto de nuestras vidas. También la música que escuchamos. Dense una vuelta por cualquier vídeo de Youtube de música noventera y verán a centenares de treintañeros asegurando que Christina Aguilera y la primera Britney Spears sí que molaban y no la mierda que se hace ahora. Tengo una buena y una mala noticia. La mala es que la música de los noventa es mayoritariamente una basura. Específicamente la música dance de los noventa. La buena es que es normal que a los que tenemos treinta y tantos o cuarenta y pocos nos guste. Y total, a los adolescentes de hoy les pondrán tiernotes dentro de veinte años mierdas infames como Katy Perry o Justin Bieber así que tampoco pasa nada. Vayamos, pues con otros veinte temazos, mezclotes y pelotazos de la década de los noventa.

21..- Red Nex – Cotton Eye Joe (1994)

Cotton Eyed Joe (Pepe el cegato, en traducción libertina) es una canción popular del del Sur Profundo de EE.UU. Se ignora su origen y su autor, pero se sabe que fue compuesta antes de la guerra civil norteamericana. Se conocen más de doscientas versiones diferentes, incluidas un par que estuvieron nominadas a los Premios Grammy, pero la de Red Nex es, de muy lejos, la más conocida fuera de EE.UU.. Los Red Nex son una banda sueca, cuyo primer disco Sex & Violins metió cuatro temas en el número uno de varios países. Cotton Eye Joe, una amalgama maravillosa de folk y Eurodance, de banjo y caja de ritmos, reventó las listas de media Europa, y se encaramó a lo más alto en once países, entre ellos el Reino Unido, Austria, Bélgica y los Países Bajos. Red Nex sigue en activo, aunque ni de lejos se acercan a la popularidad inmensa que les granjeó aquella versión espídica de la canción sureña.

22.- Corona – The Rythm of the night (1993)

En un nuevo caso de primer single reventón, segundo exitoso y tercero olvidado, Corona se lanzó al mercado del Eurodance italiano en el otoño de 1993 con este tema, que alcanzó instantáneamente el número 1 en ese país y se mantuvo en él durante dos meses. La distribución en el resto de Europa no comenzó hasta 1994 (eran los tiempos pre-Napster) y aunque no consiguió encabezar más listas se coló en el top 5 de casi todas, incluyendo España, Reino Unido, Francia o los Países Bajos. Un año más tarde, cuando en Europa ya estaba empezando a considerarse pasada de moda, la canción llegó a Estados Unidos donde también triunfó, llegando al número 11 en el Billboard Hot 100 y sonando inacabablemente por clubes y discotecas de todo el país. Corona publicó posteriormente otro hitazo como Baby Baby, pero nunca han vuelto a alcanzar una mínima fracción del éxito que tuvieron en esa primera mitad de los noventa.

23.- Gigi d’Agostino – Bla bla bla (1999)

A Gigi d’Agostino el éxito le llegó a una edad relativamente tardía para lo que se estila en el mundo de la musica dance. Fue uno de los DJs más populares de la primera década del siglo XXI gracias al éxito masivo de L’amour Toujours y sus diversas versiones. Pero para cuando se hizo popular con 35 años ya llevaba una década de carrera musical. Su primer éxito europeo fue este single cuya carencia de sentido es equiparable a lo pegadizo de su melodía. Según D’Agostino, compuso la canción “pensando en esa clase de gente que habla y habla sin decir nada” y de ahí los balbuceos que acompañan a la melodía. El vídeo del tema, más simple que el mecanismo de un chupete, contribuyó a la popularidad de Bla Bla Bla, que aunque no alcanzó el número 1 en ninguna lista, cosa que el autor conseguiría varias veces posteriormente, sí que fue enormemente popular en discotecas y clubes de toda Europa.

saved

24.- Scatman John – Scatman (1994)

La historia de John Paul Larkin es la de un hombre que contra todo pronóstico consiguió vencer a sus demonios. La leyenda urbana dice que era tartamudo, y por esta vez la leyenda es correcta. Amaba la música pero pensaba erróneamente que cantar no era lo suyo, así que se hizo pianista de jazz y tocó por clubes del área de Los Ángeles durante muchos años. Metido hasta las trancas en las drogas y el alcohol, la muerte de un amigo por sobredosis le asustó tanto que dejó los vicios y se marchó a Alemania, donde continuó su trabajo como pianista. Allí empezó a trabajar el Scat, una forma de improvisación vocal a base de sílabas sin significado alguno, que sería lo que le acabaría dando la fama mundial. Scatman (Ski-Ba-Bop-Ba-Dop-Bop) fue lanzada en noviembre de 1994 y su ascenso lento pero imparable culminó al año siguiente con números uno en tres docenas de países, seis millones de discos vendidos y Scatman John como figura internacionalmente conocida. Tenía 53 años. Lamentablemente no vivió muchos más. Lanzó un par de discos que arrasaron en Japón, donde su música era omnipresente en anuncios y sintonías de TV y en 1998 le diagnosticaron cáncer de pulmón. Apenas resistió un año. Murió en diciembre de 1999 en su casa de Los Ángeles y sus cenizas fueron esparcidas en el mar.

25.- Paradisio – Bailando (1996)

En el apartado musical de Crímenes contra la Humanidad encontramos este tema de los belgas Paradisio, que devastó las discotecas y chiringuitos playeros del sur de Europa en el verano de 1997. Fue su primer single y de lejos el que más éxito tuvo. Un año más tarde fue grabado de nuevo con una nueva vocalista y cosechó todavía más éxitos, recibiendo el premio a Tema Dance del Año en Alemania (cómo serían los demás), además de ser el disco más vendido allí y en Suecia. La vocalista, una neerlandesa afincada en Baleares cuyo improbable nombre era y es María José Van Der Kolk, inició su carrera como bailarina y cantante en una macrodiscoteca mallorquina antes de saltar a la fama con el nombre artístico de Loona. Paradisio siguió en activo hasta 2003, con temas de similar factura y altura moral como Vamos a la Discoteca o Bandolero. Loona, por su parte, sigue en activo, dejando caer en los cafés junto al mar bombas de uranio empobrecido como Baila mi ritmo (2002) o Vamos a la playa (2011).

anigif_enhanced-20039-1403500793-1

26.- The Prodigy – Smack my Bitch Up (1997)

Advertencia: El vídeo es NSFW. Basta ya de Eurodance chicloso y happy flower. Smack my bitch up fue designada como la canción más polémica de todos los tiempos según una encuesta de 2010. En 2013 los lectores de la revista Mixmag la metieron en el podio de los mejores temas dance de la Historia. En ambos casos el vídeo musical de la composición tuvo mucho que ver. La narración visual es en primera persona, y a lo largo de cuatro minutos demenciales muestra una noche de depravación, vicio, violencia y descontrol en la que al protagonista sólo le falta montar en globo, y que guarda para el final una sorpresa espectacular (tendrás que verlo). El título del tema no ayuda a la comprensión de la obra, claro. Podría traducirse como “hostiar a mi zorra“, y así fue interpretado por la mayoría de las cadenas de radio y televisión. Según los Prodigy el título no debe tomarse de manera literal, sino que viene a significar “darlo todo“. Algo que cuadra con el vídeo, ciertamente. La BBC y la MTV se negaron a emitir el vídeoclip, al menos en horario diurno; la cadena pública ni siquiera emitió el tema salvo en una versión instrumental. Y en sí Smack my bitch up es una obra maestra del big beat, una corriente musical eminentemente noventera en la que se mezclan hip hop, música electrónica, punk y dance, entre otros, y de la que The Prodigy fue uno de sus máximos representantes.

giphy (8)

Los pantalones de MC Hammer, patrimonio inmaterial de la Humanidad según la UNESCO

27.- Faithless – Insomnia (1995)

Leyendo las historias de los grupos noventeros da la impresión de que era bastante común llegar y besar el santo, conseguir números uno con el primer tema publicado. El caso de Faithless fue casi tal cual. Formados a principios de 1995, Insomnia fue su segundo single publicado, y resultó ser un compendio perfecto del Eurotrance, la versión oscura e industrial del Eurodance. Fue publicado en noviembre de 1995 en el Reino Unido y al año siguiente en el resto de Europa. Trepó a lo más alto de la tabla en Finlandia, Noruega, Suiza y en la lista de temas dance de Estados Unidos (el Billboard Dance Club). La versión del álbum dura nueve minutos y obviamente requirió de cierta labor de poda en la duración para su emisión radiofónica. La letra de Insomnia habla de la dificultad para conciliar el sueño de un asiduo a los clubes nocturnos que se mete de todo, lo que hacía fácil que la audiencia de esos mismos clubes se sintiera bastante identificada. Mientras el cantante narra sus desvelos la música permanece latente en un segundo plano, hasta que llega la frase final (I can’t get no sleep) y empieza el musicote, que solía ser acompañado con saltos, palmas, gritos y demás parafernalia por los clubbers de medio continente. De todos los temazos discotequeros de los noventa es probablemente de los que mejor ha envejecido, como prueba su reedición en 2005.

pulp fiction 2

Hacerse la raya frente al espejo no siempre implica un peine

28.- Underworld – Born Slippy (1996)

En marzo de 1996 se estrenó Trainspotting, una película británica de temática social (como todas) que narra las andanzas, cuitas y desventuras de un grupo de heroinómanos de Edimburgo. Es uno de los hitos cinematográficos europeos de los noventa, junto con Full Monty, Corre, Lola, Corre o La Vida es Bella. En la banda sonora de la cinta aparecen temas de Iggypop, Primal Scream o Joy Division, todos ellos publicados mucho antes del rodaje de la película, pero el que se acercó a la categoría de himno generacional fue el tema de los Underworld que cerraba la historia, cuyo nombre real, por cierto, es Born Slippy.NUXX, y carece de cualquier tipo de relación musical con una canción titulada Born Slippy que la misma banda había publicado un año antes. De una simpleza asombrosa, el tema es básicamente un bombo insufriblemente machacón acompañando a una letra sin sentido y una melodía compuesta por el tambor de una lavadora centrifugando un ladrillo, y pretende representar la percepción fragmentada de la realidad de alguien que ha bebido mucho más de la cuenta. A primera vista no tenía muchos ingredientes para el éxito, pero su aparición en la película la hizo enormemente popular en el Reino Unido primero y en casi toda Europa después.

trainspotting

Espera, voy a rebuscar lo mejor de la discografía de Christina Aguilera

29.- Cabballero – Hymn (1994)

Como el caso de Sensity World, que ya vimos aquí en la anterior entrega de esta colección de mezclotes, Cabballero alcanzó la popularidad con una versión de un tema de la década anterior. En el caso de los italianos, el Hymn de Ultravox (1982), seguido de Dancing with tears in my eyes, de los mismos autores y a cuyo videoclip corresponden las imágenes del tubo que acompañas estas líneas (no se rodó un vídeo para Hymn). El proyecto de Cabballero no pasó de convertir temas pop en música de baile a base de añadirle caja de ritmos y efectos de sonido y empotrarle a martillazos segmentos de rap, y aparte de estas dos versiones que les permitieron hacer bolos por media Europa (cambiando a sus vocalistas femeninas  habituales por modelos de lencería, que total todo era playback) pasaron sin pena ni gloria por el panorama noventero, disolviéndose en 1997 como un pedo en el viento.

30.- The Chemical Brothers – Hey Boy Hey Girl (1997)

Y pasamos de un extremo de la relevancia al otro. The Chemical Brothers, junto con The Prodigy, fueron los responsables de poner al Big Beat en la primera línea del panorama musical británico. Siguen en activo y llenando cada sala en la que actúan. Sin embargo este tema, que no fue su mayor éxito pero sí el más perdurable, era el que menos tenía de Big Beat, y el más puramente house, o trance, o como lo queramos llamar. Inspirado en las noches de farra de los autores en Sheffield resultó ser uno de sus temas más comerciales y sonó mucho en el Reino Unido y en las emisoras de toda Europa. El videoclip, rodado entre el Museo de Historia Natural y el famosísimo club Ministry of Sound, disparó la popularidad de la canción, que apenas ha envejecido en los 18 años que han pasado desde su publicación.

El próximo día, más.

2 thoughts on “Cuarenta temas que probablemente bailaste en los noventa (tercera parte)

  1. Dabis 1-abril-2016 / 9:35 pm

    De todos los temas que comentas tan sólo conocía el último, aunque es normal ya que nací a mediados de los 90 xD

    Por cierto, lo del pedo en el viento me ha hecho soltar unas buenas carcajadas.

  2. Jorbule 5-abril-2016 / 9:38 am

    Nací en 1969, y sólo he podido reconocer uno de los temas “antiguos”, aparte de los “remix” que se escuchan ahora en España en emisoras tipo “Máxima FM”.

    No sé qué escuchaba yo en los noventa (¿quizá música clásica?), pero en cualquier caso coincido contigo, Diego: creo que no me perdí nada.

    Ahora sí escucho música Dance, y creo que es infinitamente mejor que la de hace veinte años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s