Los médicos voladores

Contaba Bill Bryson en un libro de viajes (En las Antípodas) que cruzar Australia de punta a punta es muy sencillo. Uno se pone a moverse desde la costa, en seguida alcanza el Bush, al poco rato entra en el Outback, para después llegar, de nuevo al Bush, y otra vez a la costa. Una cosa sencillísima, en efecto. ¿Qué son unos pocos miles de kilómetros para el viajero experimentado?

Australia tiene una superfcie de, recordemos, cosa de siete millones y medio de kilómetros cuadrados, y algo más de 21 millones de habitantes, que se sitúan de manera masivamente mayoritaria en las costas del país, fundamentalmente en la costa sudeste, donde están Sídney y Melbourne. El resto del país es, en su inmensa mayoría, un formidable desierto absolutamente fascinante. El Outback, que es como se conoce a las zonas interiores y desérticas de Australia, ocupa más o menos el 80% del territorio del país, alrededor de seis millones de kilómetros cuadrados. Doce veces la superficie española, o más del doble de la argentina. En ese descomunal territorio viven menos de doscientas mil personas. O sea, una densidad de población de aproximadamente 0,03 habitantes/km². Necesitamos más de 30 kilómetros cuadrados para encontrar una persona con la que charlar. Sólo Groenlandia tiene una densidad de población menor.

Sigue, valiente, sigue…

Sigue leyendo

Anuncios

El último baile de Matt Harding

Sospecho que la mayoría de los lectores de Fronteras ya conocen a Matt Harding, por lo que me ahorraré las presentaciones. Si queda algún despistado, la historia la pueden encontrar en el blog hermano (y de mi hermano) Curioso Pero Inútil, o en El Mundo.

El caso es que Matt Harding ha sacado nuevo vídeo. Esta vez no baila solo, sino con cientos de personas alrededor del mundo. La ciudad donde más gente se juntó para hacer el ganso fue, precisamente, Madrid. Matt afirmó en una entrevista con El Periódico que este sería su último vídeo, al menos por un tiempo, así que disfrútenlo. Y, si tienen ganas, tiempo y una tuerca de menos, imítenle.

Para saber más:

Where the hell is Matt, la página oficial de Matt Harding.

Primer y segundo vídeos de Matt Harding dancing around the whole world.

El desafío CPI, la propuesta de batir todos los récords de viaje bailarín. Se batieron.

Matt en Madrid, la crónica y los vídeos de la visita que Matt Harding realizó a la capital de España.

El país de los Pirineos

La frase que da título a esta entrada fue utilizada por las autoridades de Andorra como parte de las asiduas campañas de promoción turística del Principado en España. Y el caso es que, si nos ponemos puristas (extremadamente puristas, añado), es incorrecta, puesto que Andorra no es “el” país de los Pirineos, sino “un” país de los Pirineos. Existe otro país, prácticamente desconocido para el resto del mundo, que, técnicamente al menos, merece también esa denominación. Se trata de la minúscula República de Goust, un pequeño enclave en los Pirineos, a 24 kilómetros de la frontera hispanofrancesa, que pertenece a Francia, y sin embargo oficialmente nunca ha sido anexionado al país galo.

Vista de Goust y el valle que lo rodea. © Jean M. Ollivier

Sigue leyendo

Una casa en Chile y su jardín en Argentina

Amor América, un vídeo que trata de situaciones fronterizas. Un campo de fútbol en el que el banquillo está en Brasil o una casa cuyo jardín trasero limita con el muro entre Estados Unidos y México. Son siete minutos y medio. Que los disfruten.

(Vía Menéame).

Libros: Historias de Londres

Historias de Londres. Enric González. RBA, Barcelona, 1999.

Todo tiene una causa última. Y yo conocí la ciudad más espléndida del mundo gracias a Sadam Hussein. Pese este libro sobre su conciencia.

En agosto de 1990, el Irak de Sadam invadió Kuwait un día después de que toda la redacción de El País se marchara de vacaciones. Eso provocó que Enric González acabara en Arabia Saudí de corresponsal de una guerra que se libraba a varios miles de kilómetros de allí, y que, al volver, deseara dejarlo todo e irse a Londres a vivir del aire. Enterado el director del periódico de tan singular plan, le ofreció la corresponsalía en la capital británica, lo que le proporcionaría una manera mejor de subsistir que la mera ingesta de oxígeno y demás gases.

Enric González es periodista, y eso se nota. Es un libro breve (González cuenta que es un redactor bastante vago) pero de una intensidad que no decae en ningún momento. El autor mezcla su experiencia personal con la Historia de la ciudad para ir desgranando una serie de historias que realmente captan, o capturan, las esencias de le metrópoli británica. Desde las historias de los clubes de fútbol y sus presuntas filiaciones políticas y religiosas, hasta la peculiar manera de ser de los ingleses. “Los ingleses no es que sean sucios, es que son raros. E isotérmicos. El inglés se abrocha la gabardina en invierno y se la desabrocha en verano. Eso es todo”.

Sigue leyendo

La Dama del Rocío

En otra ocasión ya se habló en Fronteras sobre la ídem entre Estados Unidos y Canadá. En total son casi nueve mil kilómetros de límite internacional, el más largo entre dos países de todo el planeta. Una parte importante de la línea fronteriza discurre sobre el agua, bien en los Grandes Lagos, bien sobre la parte más profunda de un río. Ese es el caso del Río Niágara, uno de los más famosos del mundo, y una de las zonas más entretenidas y transitadas de toda la frontera useñocanadiense.

Vista aérea de las Cataratas del Niágara. La frontera divide en dos la catarata situada a la derecha, mientras que las de la izquierda pertenecen íntegramente a Estados Unidos. La línea fronteriza discurre por el centro aproximado del río. Canadá se encuentra en la parte inferior y a la derecha del todo de la foto, Estados Unidos al otro lado del río.

Las Cataratas del Niágara forman parte del imaginario colectivo de occidente en general y de EE.UU. en particular tanto o más que la Ruta 66, el Empire State Building o el Golden Gate. Sin embargo, para verlas de verdad hay que irse a otro país, a la orilla opuesta del río. A Canadá, vamos. En la foto sobre este párrafo se puede comprobar claramente el porqué.

Sigue leyendo

Más allá de la Eurocopa

Cinco días después de la machada de la Selección Española de Fútbol, muchos aún seguimos sin creérnoslo. Otros muchos tienen la sensación de que la final del domingo no fue el final de una fiesta, sino el comienzo de una mayor. Y algo de razón no les falta. La victoria de España en la Eurocopa le abre la puerta a una competición que nunca antes ha disputado el combinado nacional, la Copa Confederaciones. Este torneo se disputa cada cuatro años, un año antes del Mundial de fútbol, y en su misma sede. En él participan los campeones de las seis confederaciones continentales (América del Norte, del Sur, Asia, África, Europa y Oceanía), el campeón del mundo y el país organizador del mundial. Hasta el momento, además de España, están clasificados Estados Unidos, Iraq, Egipto, Brasil, Italia y Sudáfrica como país organizador, mientras que el campeón de Oceanía se decidirá entre Nueva Zelanda y Nueva Caledonia (si me permiten un consejo, apuesten por los primeros).

La Copa Confederaciones no siempre se llamó así. Su precursor inmediato es la Copa Rey Fahd, un torneo organizado por Arabia Saudí entre 1992 y 1997 en el que participaban, además de los anfitriones, algunos campeones continentales y al que la FIFA dio márchamo de oficialidad, asumiendo después el organismo su organización. Desde que nació el torneo en 1992, Brasil y Francia lo han ganado en dos ocasiones, mientras que Argentina, Dinamarca y México (gracias, Kamila, por la indicación en los comentarios) lo han ganado una vez.

Sigue leyendo