Una historia de amor, fronteras y Coronavirus

Inga Rasmussen y Karsten Hansen se conocieron hace un par de años en un viaje para la tercera edad. Ella es danesa, tiene 85 años y vive en Gallehus, a siete kilómetros de la frontera con Alemania. Él, claro, es alemán, cuenta ya 89 tacos de calendario y también vive a siete kilómetros de la frontera, pero del otro lado, en el pueblo de Süderlügum. Desde que se conocieron han pasado muchas horas juntos, han hecho más viajes y han procurado verse a diario. Y entonces llegó el Coronavirus.

Pareja de ancianos se encuentra en frontera germano-danesa

Una de las primeras medidas que adoptaron la mayoría de los países europeos fue la suspensión del espacio Schengen, extremadamente sensible a esta clase de acontecimientos. Pasos fronterizos fueron cerrados, aduanas largo tiempo abandonadas recuperaron su actividad y nuestra preciada libertad de movimiento fue eliminada, esperemos que de forma temporal. A Inga y a Karsten el virus les convirtió en población de riesgo, y además ejército danés les colocó una barrera improvisada en la carretera que usaban para ir a verse. No son precisamente las mejores circunstancias para seguir una relación, pero como dice el refrán, a la vejez, viruelas.

inga karsten 6

Desde el cierre de la frontera, cada día Inga se sube a su coche y Karsten se monta en su bicicleta eléctrica y ambos se dirigen a su cita para hacerse compañía, charlar y tomar café, ella, o un par de vasos del típico aguardiente local, él. El lugar del encuentro no podía ser otro que la frontera. Cada uno a un lado, en su país, y respetando los dos metros de distancia que las autoridades recomiendan como medida para evitar contagios.

inga karsten 2

La semana pasada el alcalde del pueblo fronterizo danés se los encontró en plena cháchara matutina mientras daba una vuelta en bici por el límite. Subió la historia a su Facebook y convirtió a la pareja de octogenarios en celebridades locales.

inga karsten 1
Inga y Karsten, fotografiados por Henrik Fradsen, alcalde de Tønder, pueblo al que pertenece el lado de la frontera donde está sentada ella.

Desde entonces medios de todo el mundo se han hecho eco de la historia, una de tantas que se están produciendo en medio de la pandemia. Inga y Karsten lo tienen claro: cuando todo esto pase quieren volver a viajar juntos. Y que nosotros lo veamos.

inga karsten 7

Más historias coronavíricas y fronterizas: En Baarle, una tienda partida en dos por la frontera abre sólo la mitad de su superficie. En la Polinesia Francesa, el cierre del espacio aéreo de EE.UU. provoca el vuelo más largo del mundo, que además resulta ser doméstico.

8 respuestas a “Una historia de amor, fronteras y Coronavirus

  1. Dabiss 4-abril-2020 / 12:24 pm

    Muy entrañable historia Diego, gracias por compartir y hacernos esta cuarentena un poco más amena. Saludos desde la provincia de León

  2. Juan Manuel Grijalvo 4-abril-2020 / 12:37 pm

    Se me ocurre una pregunta: ¿en qué idioma -y dialecto- hablan?
    No creo que sea alemán “estándar” (Hochdeutsch) ni danés.

    • Fm 10-mayo-2020 / 12:26 am

      En este land alemán viven 50.000 hablantes de danés, tienen hasta su propio partido político en el parlamento regional.

  3. david 4-abril-2020 / 8:27 pm

    Hola. hoy descubro el blog. muy interesante trabajo. Gracias!

    • Diego González 4-abril-2020 / 8:30 pm

      Hola, David, bienvenido. Tienes un buen archivo para leer, espero que lo disfrutes 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .