Baarle, el pueblo de las mil fronteras

Baarle es un único pueblo dividido en dos nacionalidades. Está formado por la localidad holandesa de Baarle Nassau y la belga de Baarle Hertog, y lo componen veinte exclaves belgas en territorio holandés, pero también siete exclaves holandeses dentro de los exclaves belgas, lo que lo convierte en una de las zonas fronterizas más complejas del mundo.

Mapa de Baarle Hertog y Baarle Nassau (click para ampliar)

El origen histórico de tan complicados límites se encuentra en el medievo, cuando los territorios belga y holandés estaban fragmentados en pequeños estados feudales. A lo largo de varios siglos el territorio que ahora ocupan los dos Baarle cambió de manos en varias ocasiones, formándose los exclaves que los componen actualmente, sin que en ningún momento, por diversas razones, se eliminaran.

Así, tras la Paz de Westfalia de 1648, se decidió que la parte de Baarle que correspondía al ducado de Nassau perteneciera a las Provincias Unidas, mientras que la parte que correspondía al Barón de Breda fuera entregada a los Países Bajos Españoles. Así, los exclaves continuaron existiendo.

En 1785 una comisión de las Provincias Unidas (que ocupaban el actual territorio del Benelux más algunas franjas alemanas y francesas) se encargó de estudiar posibles intercambios de territorio para eliminar los exclaves, pero las protestas por parte de Baarle Hertog retrasaron el estudio, hasta que todo el territorio fue incorporado al Primer Imperio Francés.

En 1815 Napoleón Bonaparte es nombrado emperador de la Isla de Elba (que ya es mala leche), y los territorios del Benelux pasan a ser parte del Reino Unido de los Países Bajos. Los dos Baarle forman parte de un único Estado, y éste considera que lo lógico que es ambos se conviertan en una única unidad municipal. El problema surge porque Baarle Hertog pertenece a la provincia de Amberes, mientras que Baarle-Nassau es parte de la provincia de Brabante del Norte. Por lo tanto, se hace necesaria una rectificación de los límites provinciales ratificada por ambas provincias. Brabante del Norte acepta las nuevas condiciones en julio de 183o, mientras que Amberes prevé ratificar el nuevo límite provincial en septiembre de ese año. Pero, y así de curiosa es la Historia, el 25 de agosto estalla la revolución en Bruselas, que se extiende rápìdamente por todo el país, y que culmina con la independencia de Bélgica, por lo que la aprobación de los nuevos límites por parte de Amberes quedó suspendida.

Así pues, los exclaves de Baarle siguieron existiendo. Los Países bajos no reconocieron a Bélgica hasta 1839; y en 1843 el tratado de Maastricht trata de delimitar las fronteras definitivas entre ambos países. Sin embargo, fue imposible llegar a un acuerdo sobre el trazado de la frontera en Baarle, por lo que se procedió a determinar la nacionalidad de cada una de las 5725 parcelas de terreno correspondientes a ambos municipios, Baarle-Hertog y Baarle-Nassu. Así se formó la veintena de exclaves belgas en Holanda, y también se formaron los exclaves holandeses dentro de los exclaves belgas (rodeados a su vez por territorio holandés, todo ello a cinco kilómetros de la frontera con Bélgica). En total, son 22 exclaves belgas en Holanda (denominados H-1 al H-22), un exclave holandés en Bélgica, y siete exclaves holandeses dentro de los enclaves belgas en Holanda (del N-1 al N-8). Un show. El más pequeño de los enclaves (el H-22) tiene poco más de 2.000 metros cuadrados, y desde 1995 se encuentra en disputa entre ambos países. Los enclaves H-1 y H-2 se cruzan en un sólo punto, uno de los escasísimos cruces de cuatro fronteras del planeta.

El pueblo, como es lógico, tiene dos ayuntamientos, dos comisarías de policía, dos servicios de bomberos, dos códigos postales, y así, ad infinitum. Todo ello para un total de menos de 8.000 personas entre las dos localidades. Al estar dividido entre dos países, las leyes de uno no son de aplicación en el otro, incluidas, por ejemplo, las leyes sobre horarios comerciales. Por lo que, según cuentan, al llegar determinada hora, los clientes de los restaurantes tenían que pasar sus mesas de la parte holandesa a la belga.

El tema del pago de impuestos también es curioso. Se considera que uno vive en un país o en otro teniendo en cuenta en cual de los dos países está situada la puerta de entrada al edificio, independientemente de si éste está dividido o no. Por lo tanto, es posible aprovechar una legislación favorable del país vecino simplemente trasladando la puerta de entrada unos metros a un lado o al otro de la frontera.

Todo el pueblo está recorrido de parte a parte con marcadores fronterizos a lo largo de las calles, las aceras e incluso las paredes de los edificios. Hasta en el interior de algunos negocios que se ven cruzados por la frontera está señalizada la parte belga y la parte holandesa. Las placas de los números de las calles muestran una pequeña bandera del país al que oficialmente pertenecen. Baarle es una atracción turística por su curiosísima idiosincrasia local, y, lógicamente, ambos ayuntamientos intentan sacar partido de ello.

Para saber más (todos los enlaces en inglés):

Mapas de todos los enclaves de Baarle, con fotografías.
Geografía, historia, mapas y fotos.
Baarle Digital. Información sobre el pueblo.
Más mapas.
Strange maps – The enclaves of Baarle.
Historia de Baarle, con mapas y fotografías.
Más fotografías.

En castellano: Baarle, la ciudad dividida, en Contradiccions.

En Neerlandés: Sitios oficiales de Baarle-Hertog y Baarle Nassau. (Sí, son el mismo)

34 thoughts on “Baarle, el pueblo de las mil fronteras

  1. Gallardo 8-enero-2008 / 8:29 pm

    Del primer texto ya te dije que me parecía interesantísimo, pero es que éste no le va a la zaga. Me apunto el blog a mi lector de RSS.

  2. cád 8-enero-2008 / 8:31 pm

    Ahora entiendo a mi amiga holandesa y su fobia por los belgas.

    Que te dure.

  3. diegonzalez 8-enero-2008 / 8:32 pm

    Asias, asias, qué emoción, mi primer comentario, snif.

  4. ferran 8-enero-2008 / 9:18 pm

    hola? no entendi tu post en el blog… jeje.. pero aun asi este blog tuyo promete, a mi me encantan las fronteras…. y los aeropuertos, y los trenes… vaya… soy un freak ;)

    Por cierto, la foto de portada es la frontera entre las dos coreas, verdad?

  5. ferran 8-enero-2008 / 9:28 pm

    No se puede negar q tu articulo es mucho mas completo, chapeau ;) te agrego en el blogroll :)

  6. Ñbrevu 8-enero-2008 / 10:49 pm

    Mola. Yo también me lo llevo a feeds.

  7. diegonzalez 9-enero-2008 / 12:00 am

    Ferrán, sí, la cabecera es de la frontera entre las dos Coreas.

    ¿Qué es lo que no entendiste?

  8. litu 9-enero-2008 / 12:47 am

    Impresionante historia sobre enclaves y exclaves… la verdad es que la vida en ese pueblo tiene que ser un pelín paranoica.

  9. ferran 9-enero-2008 / 6:44 pm

    no se que es un pingback :P

  10. diegonzalez 9-enero-2008 / 8:27 pm

    Ahhhhh, vale, claro, tú editas Contradiccions, sorry.

    Un Pingback es una llamada que mi blog le hace al tuyo cuando pongo un enlace que apunte allí, y que tu blog (o cualquier otro, vamos) registra en los comentarios, para que se sepa que yo te he enlazado.

    Me alegro de que te guste, un saludete.

  11. muskarditz 10-enero-2008 / 8:50 am

    Pensando, pensando, se me ocurre algo. Ahora, con Schengen y la libre circulación, lo de este pueblo no es más que un montón de anécdotas curiosas y divertidas. Pero, ¿cómo sería la vida en Baarle cuando la frontera era algo más que una línea pintada en un mapa (y en este caso también en el suelo, por lo que se ve en las fotos? ¿Había que ir con el pasaporte en la mano para cruzar el pueblo? Tenía que ser una locura. ¿Y la gente que tiene la casa dividida? Si cogen del salón una botella de whisky y se la llevan a la cocina para echarle un chorrito al pollo al horno, ¿se les podría acusar de contrabando?

    Cosas veredes, amigo Sancho.

  12. diegonzalez 19-enero-2008 / 4:53 pm

    Muskar, la respuesta la tienes en la entrada sobre Valga y Valka. Una cosa complicada.

  13. venenito 26-junio-2008 / 11:45 pm

    muy interesante, lo de baarle siempre senti curiosidad por estas cuestiones
    de frontera y al dia de hoy no se como es el asunto legalmente porque como bien dijeron por ahi si te llevas el pollo del living al comedor seria todo un tema , tambien me interesan las cuestiones de idiomas, es decir lugares que se hablan varios idiomas.

  14. blaiddgwyn 7-julio-2008 / 6:54 am

    Para cuando la explicación de por qué el pueblo de Llivia se encuentra en Francia, completamente rodeado de gabachos pero siendo territorio español??

  15. el egipcio 3-agosto-2008 / 10:46 pm

    Blaiddgwyn: Supongo que será muy parecida a la situacion de Ceuta o Melilla.

  16. Ismael 9-julio-2009 / 3:13 am

    Es fascinante ver cómo los humanos marcan su territorio al igual que lo hacen los leones orinando. Lo nuestro es más complicado, pero eso lo hace más interesante. Pero el afán por la territorialidad muestra que nosotros también somos animales (unos más que otros) que marcan sus fronteras y su territorio como una manera de preservar leyes, dependencias, cultura, etc.

  17. Ecomobisostrans 11-abril-2013 / 7:22 pm

    Hace tiempo que me rondaba en la cabeza que seria interesante construir ciudades en las fronteras como una manera de potenciar el sentimiento internacional, y al leer este blog me acabé de inspirar (y concretamente este artículo de Baarle fue el que más me llegó), dejo un enlace con mi propuesta, no la copio enter aqui que quedaria muy larga. Un saludo! http://www.forovegetariano.org/foro/showthread.php?t=56545

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s