Cómo conducir tu coche sobre el agua

En este blog hemos hablado muchas veces de carreteras. Hemos recorrido caminos letales en Bolivia, avistado solitarias lenguas de asfalto en China o Argelia, hollado senderos infinitos en la vastedad inmensa del norte de Canadá y, por supuesto, hemos jadeado sedientos en los agrietados y resecos caminos australianos. También visitamos toda la longitud de la Nacional 340, la carretera más larga de España, en una serie de entradas igual de larga. Sirva esta introducción pletórica de autobombo y enlaces a mi propio blog para demostrar mi afición a los caminos y al asfalto. Ahora bien, hasta ahora nunca habíamos encontrado una carretera sobre el agua. Hemos cruzado algún puente sobre ella, pero siempre como algo accesorio, accidental, porque no hay más remedio. Lo que hoy vamos a ver son carreteras en las que el agua no es un accidente, sino el camino. No os abrochéis los cinturones para este viaje, las autoridades aconsejan no hacerlo. Por si nos hundimos.

china-overwater-highway-6[6]

Este puente siguiendo el curso de un río existe, está en China y mide cuatro kilómetros de largo. Pero no es de puentes de lo que vamos a hablar hoy

La carretera sumergible

Nourmoutier es una pequeña isla en el departamento francés de Vandea, cuyos habitantes viven mayoritariamente del turismo. Una de las atracciones más conocidas de la isla es la carretera que la une con tierra firme, conocida como el Passage du Gois (se lee passash duguá) o Paso del Gois. Es una carretera peculiar en sí misma, pero lo que la convierte en excepcional es su condición de calzada sumergible. Dos veces al día la carretera aparece y desaparece; cuando sube la marea la carretera se inunda por completo, y sólo vuelve a ser transitable unas horas después, con la bajamar.

Gois1

Gois2

gois4

Fuentes de las imágenes: 1, 2, 3

En ambos extremos del camino la señalización electrónica avisa de cuánto tiempo más estará transitable la carretera o cuánto falta para que bajen las aguas y la circulación vuelva a ser posible. La velocidad a la que sube la marea es sorprendente, por lo que se instalaron balizas a ambos lados de la calzada, por si algún conductor despistado se encontraba con que las aguas invadían su camino y tenía que salir disparado. En el momento álgido de la pleamar la calzada está sumergida entre un metro y medio y cuatro metros, por lo que detenerse en la calzada es prácticamente un suicidio.

Gois5

Gois6

Gois7

Fuentes de las imágenes: 1, 2, 3

Las carreteras de hielo de Canadá

El norte de Canadá es un lugar vasto y vacío. Con una superficie casi equivalente a la de la Unión Europea y una población ligeramente superior a la de Andorra o Ceuta, la red de carreteras de la zona obviamente no está muy desarrollada. Es lógico, teniendo en cuenta además las atroces condiciones meteorológicas del invierno, con las temperaturas por debajo de los veinte grados negativos durante semanas. La mayor parte de los pueblos del lejano norte canadiense están unidos al resto del país únicamente por corredores aéreos, pero algunos asentamientos (especialmente asentamientos mineros) disfrutan de un enlace terrestre durante los meses invernales. La peculiaridad de estos caminos es que están construidos mayoritariamente sobre el agua congelada de ríos, lagos o incluso el Océano Glacial Ártico.

Ice_Road_1

¿Frío? ¡Claro que hace frío! ¿Dónde creías que estabas, en Florida? 

La carretera de Tibbitt a Contwoyto, la única que cruza de los Territorios del Noroeste a Nunavut, cubre una distancia de 600 kilómetros de los cuales más de 500 se sitúan sobre el agua. La carretera salta de lago en lago (de eso en Canadá hay mucho. Unos dos millones según las estimaciones más conservadoras) para dar servicio a varias minas de diamantes. Camiones de hasta 42 toneladas cruzan sobre capas de hielo de más de un metro de espesor durante los meses de febrero y marzo. En la mayor parte del recorrido el camino helado tiene una anchura de cincuenta metros para permitir el cruce de dos o más camiones a la vez por sentido. La velocidad máxima es de 25 kilómetros por hora para los camiones cargados y de 60 km/h para los que regresan vacíos a Yellowknife. Y aunque es una carretera privada, hay personal de seguridad oculto entre la nieve y equipado con radares para detectar los excesos. Está prohibido que los camioneros viajen solos, por lo que los vehícukos son despachados de cuatro en cuatro, tanto a la ida como a la vuelta, con un mínimo de veinte minutos de intervalo entre un grupo y el siguiente.

Ice_Road_2

Ice_Road_3

Diversas vistas de la carretera entre Tibbitt y Contwoyto. Dado que la velocidad de circulación es mínima y la distancia enorme, se tardan días enteros en cubrir el viaje. Varias áreas de servicio proporcionan alojamiento y comida a los osados camioneros que por allí transitan. Fuente de las fotos: este hilo de Skyscrapercity

Ice_Road_4

Ice_Road_5

El desafío para los camioneros que recorren esta carretera es enorme. Pese a las grandes medidas de seguridad que se toman (helicópteros con radares de penetración del suelo para medir el grosor del hielo, equipos de ingenieros dispuestos las 24 horas del dia…) los accidentes no son raros. El hielo puede partirse en cualquier momento y tragarse el camión, su carga y su conductor en pocos segundos. Las carreteras de hielo de Canadá son el escenario de uno de los reality shows más inusuales de la televisión: Ice Road Truckers, Camioneros sobre el Hielo

Ice_road_Map_1

Mapa de la carretera de Tibbit a Cowtwoyto. Más sobre esta carretera en Fogonazos. Debajo, fotografías de un accidente en el camino helado.

Ice_Road_6

Ice_Road_7

Otra carretera helada famosa (y destinada a desaparecer) es la que une Inuvik con Tuktoyaktuk, en los Territorios del Noroeste. Inuvik es la localidad canadiense situada más al norte de las que se pueden alcanzar por carretera convencional. Para llegar allí hay que recorrerse los 750 kilómetros de grava compactada conocidos como Dempster Highway, y repostar en alguno de los exactamente cuatro asentamientos que hay por el camino. Desde Inuvik a Tiktoyaktuk hay 140 kilómetros de hielo y nada sobre las congeladas aguas del delta del Río McKenzie. La carretera abre de diciembre a marzo, cuando el grosor del hielo lo permite. En 2013 se inició la construcción de una pista utilizable durante todo el año, que completará la carretera más septentrional de América, y una de las situadas más al norte en todo el mundo.

Ice_Road_Tuktoyaktuk_Map2

Mapa de la Dempster Highway y la carretera de Tiktoyaktuk

Tuktoyaktuk_1

Dos imágenes de la carretera. La señal indicadora de la foto inferior es sencillamente gloriosa (fuente).

Tuktoyaktuk_2

Conducir sobre el Océano en Estonia

No hace falta irse a América para circular sobre el agua. Uno puede encontrar carreteras heladas en Europa. Basta con viajar a Estonia, que tiene una red de carreteras sobre el mar Báltico de lo más apañada. Hasta cinco caminos sobre el mar que unen el territorio continental estonio con las islas del Archipiélago Moonsund, recorriendo distancias que oscilan entre los 4 y los 25 kilómetros. Según las autoridades, los viandantes pueden circular cuando el grosor del hielo alcanza los siete centímetros, y los automóviles particulares cuando se sobrepasan los veinte. Hace cuatro años 56.000 coches cruzaron el Báltico en alguna de las carreteras de hielo estonias, y el año pasado dos carreteras funcionaron durante el invierno, pero en 2015 ninguna de ellas llegó a estar operativa debido a las relativamente altas temperaturas. El cambio climático no pasa inadvertido aquí.

Estonia_Ice_Road_map

Mapa de las carreteras de hielo en Estonia. En los inviernos más fríos puede haber hasta seis abiertas simultáneamente. Debajo, límites de velocidad sobre el hielo. Se recomienda no circular entre 25 y 40 km/h para evitar problemas de resonancia con el hielo. Fuentes de las fotos: 1, 2

estonia-ice-road-speed-limit

Estonia_Ice_road_3

Estonia_Ice_road_2

Si te gustó esta entrada no te pierdas:

Por las carreteras del mundo (y su segunda parte)
Las carreteras más solitarias de la Tierra (también con su segunda parte)
Nacional 340, la carretera más larga de España (segunda y tercera partes)

17 thoughts on “Cómo conducir tu coche sobre el agua

  1. Danilovic 27-agosto-2015 / 10:08 am

    El Passage du Gois es famoso entre los seguidos del ciclismo. Por alli pasó el Tour en 1999 y fue una masacre, muchos ciclistas se cayeron por lo resbaladizo que estaba el suelo . Alex Zulle (segundo en la general final) fue uno de los mas perjudicados perdiendo mas de 6 minutos con el que sería el vencedor final, Lance Armstrong del que le separaron apenas 7 en la clasificación general. También pasó en el Tour del 2011 pero de forma neutralizada al principio de la etapa.

  2. Sus 27-agosto-2015 / 1:20 pm

    Supongo que en estas carreteras estonias las autoridades tendrán que lidiar con la dilatación del hielo ¿no? En 25 kilómetros se deben formar “cordilleras” que habrá que pulir.

  3. Jorbule 27-agosto-2015 / 6:41 pm

    Diego, de las muchísimas buenas entradas que has escrito, ésta es sin duda de las mejores. Impresionante, muchas gracias.

  4. tucumano 27-agosto-2015 / 7:19 pm

    Diego, falta aclarar que 5km mas al sur existe un puente que une la isla de Noirmoutier con el continente

  5. Ernesto de la Serna 28-agosto-2015 / 4:38 pm

    Aquí en Minnesota, no en vano conocido dentro de los EEUU como “el estado de los 10.000 lagos”, en los meses de invierno se puede conducir sobre los lagos congelados. En algunos de ellos se señalizan los caminos, en otros casos se apela al buen criterio de los conductores. Este es un sitio en el que se dan las recomendaciones del caso: http://www.dnr.state.mn.us/safety/ice/thickness.html

  6. Requerido 29-agosto-2015 / 7:31 pm

    «El hielo puede partirse en cualquier momento y tragarse el camión, su carga y su conductor en pocos segundos»

    ¿y los conductores desaparecen o pueden salvarse?

  7. klazerver 29-agosto-2015 / 8:09 pm

    Seria fantastico si agregaras las coordenadas GPS para visualizarlos en Google Eart.

  8. Oscar 29-agosto-2015 / 8:15 pm

    Tengo entendido que en Finlandia también se recorre por encima del mar en invierno la distancia entre tierra y las islas, donde mucha gente tiene segundas residencias.

  9. Maikel Naimez 31-agosto-2015 / 2:14 pm

    Confirmo lo que dice Oscar – vivo en Finlandia y es práctica habitual que los municipios tracen carreteras temporales en el mar y lagos una vez se han helado suficientemente.. yo mismo lo he hecho varias veces para ir a la cabaña de mis familiares de aqui…

  10. Golias 2-septiembre-2015 / 6:29 pm

    Me estoy acordando de la carretera de hielo del Ladoga, durante el sitio de Leningrado; y también de las carreteras de troncos que conducían a las riberas del lago, hechas con gran esfuerzo y mucha sangre por los soviéticos para poder llevar los camiones, porque el terreno era pantanoso. Hay un relato y mapa explicativo en “Guerra absoluta”, de Chris Bellamy, sobre todas las rutas que llevaban a la ciudad.

  11. Marcelo Argentino 2-septiembre-2015 / 10:44 pm

    Cuando pensabamos que los temas se achican en gran Diego nos vuelve a sorprender. Gracias maestro !

  12. Anuro Croador 3-septiembre-2015 / 2:10 pm

    Vaya que interesante, pero y que pasa si en esa isla francesa te quedas en panne(o pana o falla) de vehículo y no alcanza nadie a rescatarte en grúa y sube el nivel del mar?, obligado a perder el vehículo y peor aún ahogarte.

    • tucumano 3-septiembre-2015 / 6:13 pm

      Muy buena pregunta.

      Si bien no conozco la zona, me he tomado el trabajo de recorrerla con el Street view: Cada una cierta cantidad de metros estan contruidos una suerte de torrecitas con escaleras para no ahogarse en una situación así.

      • Anuro Croador 7-septiembre-2015 / 2:38 pm

        Jajajaja, que locura, la realidad supera a la ficción amigo trasandino

  13. deunladoaotroblog 24-febrero-2016 / 10:05 pm

    Leer este blog es toda una delicia. Gracias.

    Noto a faltar algún post sobre las “Eurovelos”, tal vez por que viajo en bicicleta y ya he recorrido la 6 en su totalidad y partes de otras cuantas. Esto viene a cuento por que la Eurovelo 1 usa el passage du Gois en su recorrido y este verano pase por allí. Falto de documentación por las condiciones en que viajo, sumado a mi ignorancia y desconocimiento de idiomas, pase un rato como un idiota esperando el ferry en un extremo mientas se reunían vehículos y poco a poco me fui dando cuenta de como funciona el asunto de cruzarlo. La gente, yo incluido, desespera y comienza la travesía cuando el agua aún cubre el camino. Bonito e interesante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s