Donald Trump y el triángulo de la discordia

Una vez mas se demuestra que lo mejor de este blog son sus lectoras. Francisco Bustamante, desde Quillota, capital de la palta, envía esta magnífica crónica sobre la bizarra disputa fronteriza que mantuvieron, y aún mantienen, Chile y Perú. Que ustedes la disfruten

Chile y el Perú se disputaron el dominio del Pacífico Sudamericano durante buena parte del siglo XIX. El primero era un país más pequeño y pobre, pero más estable que el segundo, país bastante rico gracias al legado del Virreinato. Ambos países se enfrentaron en la Guerra del Pacífico, o del salitre, llamada así porque el territorio disputado contenía el 90% de las reservas naturales de dicho producto. La guerra concluyó con la victoria chilena, pero sin un tratado de paz definitivo que estableciese los límites. Tras 50 años, y por intervención de EE.UU., en 1929 se firma el tratado de límites definitivo entre Perú y Chile.

Entre otras cosas, ese tratado dispuso que la frontera entre Chile y Perú “partirá de un punto de la costa que se llamará “Concordia”, diez kilómetros al norte del puente del río Lluta…”. Parecía muy simple. Lamentablemente los diplomáticos de ambos países olvidaron que el punto “Concordia, aquel que marcaba el inicio de la frontera, requería de un monolito o hito que marcase en el terreno el lugar exacto. ¿Acaso es posible hacer un monolito en plena costa del Océano Pacífico, en un arenal de la costa donde la corrosión y las marejadas no han permitido construcción humana alguna? Los topógrafos, bastante más prácticos, acordaron colocar el hito del punto “Concordia” lo más cerca posible del mar, pero a salvo de ser destruido por las aguas del Océano Pacífico. Escogieron un lugar a 180 metros del punto, en línea recta desde el mar, desde el paralelo del punto concordia.

Pasaron los años, y en 1952 Chile, Perú y Ecuador hicieron historia al ser las primeras naciones en reclamar las 200 millas como territorio marítimo. Hubo un gran acto en Santiago de Chile, y los presidentes realizaron rimbombantes declaraciones. Y en el mismo espíritu que el tratado de 1929, Chile y Perú proclamaron que su limite marítimo comenzaría desde el famoso punto “Concordia”. Nuevamente hubo un problema. Cada país entendía el punto Concordia en un lugar distinto, como lo explica esta imagen:

Ese triángulo terrestre de tan solo cuatro hectáreas generó un problema de 70.000 kilómetros cuadrados en disputa de territorio marítimo, pues cada país trazó líneas de su frontera marítima: Chile siguiendo el paralelo, y Perú el ángulo de la línea entre el hito y la costa, tratando de que fuera un límite equidistante entre ambas costas. ¡Es aproximadamente del tamaño de Irlanda!

Posiciones de Chile (línea azul, siguiendo el paralelo que pasa por el Punto Concordia) y Perú (línea roja, equidistante entre las costas de ambos países)

Chile y Perú, como países razonables, acudieron a la Corte de La Haya, donde se resolvió el problema del territorio marítimo. Pero la Corte no dijo explícitamente qué sucedió con el triángulo terrestre, ya que el tratado de 1929 regula todo lo relacionado con el propio territorio terrestre. Específicamente, el tratado de 1929 establece que todas las diferencias serán resueltas por el presidente de los Estados Unidos, por lo que el único que puede resolver este problema es, actualmente, Donald Trump.

Mapa del fallo del Tribunal de La Haya estimando parcialmente las pretensiones peruanas, tomado de nuestro vecino el Blog del Mapache Loco 

Básicamente ahora cada país disputa quien es dueño de un terreno que ya no influye en el límite marítimo, que tiene cuatro hectáreas de arena, donde no hay agua, ni vida vegetal. Inclusive, el terreno fue minado en los años 70, cuando casi hubo guerra, por lo que de hecho la sola visita pone en riesgo la vida. Perú anunció que construiría departamentos para militares retirados, sin embargo, el triángulo es básicamente arena en el desierto, con minas antipersonales, sin agua y expuesto a cualquier desastre natural; por eso no es de extrañar que a esta altura no se haya construido nada. Chile se ha quejado, pero no ha hecho ninguna propuesta concreta. Sin embargo, profesores y estudiantes de arquitectura de la prestigiosa Pontificia Universidad Católica de Chile han propuesto eliminar el triángulo. Así tal cual. Sacando la arena y creando literalmente una playa binacional, poniendo fin al conflicto.

Más noticias e información:

Wikipedia (2, 3), EFE, BBC, Comisión Nacional Científica y Tecnológica de Chile

Si te gustó este artículo, seguramente te gusten: 

Consultorio fronterizo: Los límites de los océanos
La mano del desierto, una escultura inquietante en el desierto de Atacama
Fronteras con escuadra y cartabón: Las fronteras del Sáhara

17 respuestas a “Donald Trump y el triángulo de la discordia

  1. guguseti 19-octubre-2020 / 8:33 am

    el punto concordia…poca concordia trae no?

  2. guguseti 19-octubre-2020 / 8:34 am

    poca concordia trae el punto de la concordia

  3. tucumano 19-octubre-2020 / 3:27 pm

    trump se lo va a quedar para él y construir un casino 5 estrellas aprovechando la ausencia impositiva

  4. Karji 19-octubre-2020 / 8:55 pm

    Interesante lo de vaciar el triángulo de arena, aunque con poca pinta de prosperar 🤔
    Por otro lado ¿Bolivia no reclama también el triángulo?

  5. Copilot 19-octubre-2020 / 11:12 pm

    Trump de pronto ni sabe de la existencia del triángulo

  6. Asdew 20-octubre-2020 / 6:43 pm

    Qué ganarían removiendo la arena del triángulo?
    No lo entiendo, sorry 😦

    • Juan Miguel Pereiras 27-octubre-2020 / 2:07 am

      Yo entiendo que sacan la arena para crear una entrada de agua, como una bahía y entonces queda una playa Chilena y en frente una playa Peruana. Nos e si lo entendí bien.

  7. MatiasND 21-octubre-2020 / 2:25 pm

    Plot twist:
    Se lo dan a Bolivia

  8. Walter 22-octubre-2020 / 2:18 am

    Los triángulos, cualquiera sea su naturaleza, siempre trajeron problemas. 😀

  9. Juan 2-febrero-2021 / 3:03 am

    Pues si la haya determinó que los primeros kilómetros la división siguiera el paralelo geográfico, el triangulo debería pertenecer a Chile.

    • Juan 2-febrero-2021 / 3:06 am

      Si le queda a Perú, este país tendría unos metros de playa sin derecho a mar.

Responder a Diego González Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .