Un cagajón con vistas: viaje a los retretes más exóticos del mundo

Un ser humano adulto medianamente constituido expulsa cada año alrededor de 100 kilos de heces. Eso suele ser más de lo que pesa el productor de los susodichos excrementos. La gestión de semejante montón de bosta ha ha evolucionado desde el agujero en el suelo hasta los retretes japoneses, con toda una gama intermedia de letrinas, excusados y evacuatorios de todo tipo. Hoy en Fronteras nos vamos a dar un paseo por algunos de los más exóticos y fascinantes. Porque la escatología y la geografía no están reñidas.

El retrete de los campos de lava islandeses

Es sabido que Islandia produce casi toda su energía a través de fuentes renovables, principalmente geotérmicas. Su situación en mitad de la Dorsal Atlántica hace que el país contenga más de 200 volcanes y 600 fuentes de agua termal. En un paraje volcánico bastante desolado podemos encontrar la más peculiar de ellas. Se trata de una ducha conectada directamente a un manantial subteráneo que proporciona agua caliente todo el año a los turistas que  visitan la zona. Junto a ella se encontraba el retrete más raro de Islandia, un inodoro amarillo colocado allí por un anónimo hace unos años, quizá como instalación artística. Hace unos meses fue retirado y en su lugar apareció un lavabo, para que no se perdiera la imagen surrealista del lugar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La isla del cuarto de baño

Frente a la costa del Belice continental se desparraman un puñado de islas paradisíacas; si tienes unos pocos millones de dólares en el banco que no necesites ahora mismo te puedes comprar una o dos, de hecho, y atracar con tu yate en ella mientras en cubierta el mayordomo vierte champán en tu copa de cristal de Murano. Ahora bien, el islote que hoy nos ocupa no está a la venta. Cerca de la Península de Placencia, al sur del país, se encuentra el equivalente marítimo del área de descanso de una autopista. Una islita con bancos, mesas de pícnic y, por supuesto, un excusado para no tener que mancillar los retretes del yate o, peor, hacer pis en el mar, que es algo vulgarcísimo.

toiletbelize

Echar la pesa junto al mar

En idioma haida (320 hablantes), Haida Gwaii significa literalmente “Islas de las personas“. Es decir, Haida, en haida, significa “personas”. Todos los grupos humanos se llaman a si mismos “los humanos” o “las personas”. Y volviendo a lo nuestro, ¿hay algo más humano que descomer en mitad de una excursión? Claro que no. Si estás paseando por la orilla del mar en un remoto rincón de la Isla Graham y te da el apretón, no necesitas esconderte detrás de un arce, tienes a tu disposición el mejor excusado de Canadá. Incluso si fueras tan cerdo de no tirar de la cadena y dejar ahí el pastel humeando el propio retrete dispone de un sistema automático de limpieza alimentado por las mareas que vacía el recipiente dos veces al día. So guarro.

500px Photo ID: 117504389 - An outhouse with a view. Located n a remote shoreline of the Queen Charlotte Islands in British Columbia Canada. Flushes twice a day.

Usa la fuerza, Luke.

El sur de Túnez está ocupado por el desierto del Sáhara, y podemos encontrar paisajes dignos de otro planeta. No es casual que allí se rodaran unas cuantas escenas de casi todas las películas de la saga Star Wars. El planeta natal de Luke Skywalker, Tatooine, toma su nombre de la ciudad desértica de Tatouine, como cualquier friki sabe. Unas pocas decenas de kilómetros al norte encontramos  Chott el Djerd, un lago salino de origen endorreico que normalmente está seco. Según la concentración de sal y otros minerales el lecho del lago puede adoptar colores cambiantes, lo que le da una apariencia aún más mágica. Desde el centro de los 5.000 kilómetros cuadrados del lago es fácil ser engañado por la Fata Morgana. Pero la poesía no puede ir contra la biología, y en mitad del desierto también es necesario aliviarse. Para ello se han instalado algunos evacuatorios en mitad de la más absoluta de las nadas, atendidos por simpáticos paisanos que recaudan unos pocos dinares a costa de las deyecciones de los cientos de miles de turistas que acuden al lago a maravillarse con sus vistas y a ofenderlo con sus gases.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hacer de vientre en la cima del mundo

El Ama Dablam es un imponente pico de 6.812 metros de alto situado en la vertiente oriental del Himalaya nepalí. Se ascendió por primera vez nueve años después que el Everest, y está considerada una de las ascensiones más espectaculares de toda la cordillera. Echar un tronco al aserradero a 6.000 metros de altitud debe ser toda una experiencia, pero también genera ciertos problemas: a semejante cota, el zurullo no es tan biodegradable como al nivel del mar y se queda allí para siempre, hecho un témpano marrón. En el Everest han intentado ponerle solución obligando a cada alpinista a entregar ocho kilos de residuos, orgánicos o no, cuando baja después de hacer cima. En el Ama Dablam han puesto un retrete con las mejores vistas del mundo, y un pozo negro debajo, que una vez al mes un solícito funcionario del gobierno vacía. Los restos son trasladados con sumo cuidado a cotas más bajas donde son inmediatamente incinerados.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Memorias y otras cosas de África

Seguimos con boñigas de altos vuelos. El Kilimanjaro es el monte más alto de África, pero sus casi seis mil metros de altitud son relativamente sencillos dentro del gran orden de las cosas montañosas. Uno puede simplemente caminar hasta la cima, tomándose su tiempo, eso sí. Hay que aclimatarse a la altura y no ir excesivamente rápido. Así que uno inevitablemente habrá que detenerse de vez en cuando a manchar la porcelana. Las autoridades tanzanas intentan evitar que los miles de escaladores amateur dejen sus regalitos orgánicos por cualquier parte así que han sembrado el ascenso a la cima de retretes. Eso sí, los evacuatorios son tan amateur como sus usuarios; lo máximo que uno puede esperar un agujero maloliente en el suelo. Las letrinas se vacían sin una frecuencia determinada, y puesto que cada año pasan por ahí no menos de veinte mil excursionistas, no sería raro que uno se pusiera en cuclillas sobre una montaña marrón. Y no hablamos del Kilimanjaro esta vez.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A dos metros sobre tierra

El desierto de Kyzil Kum cubre trescientos mil kilómetros cuadrados en tres de los istanes ex soviéticos (Kazaj, Uzbek y Turkmen, qué pereza da escribirlos todos seguidos). Es un sitio sediento, desolado y caluroso en el que, sin embargo, vive gente porque como decía el poeta hay gente pa tó. Los grandes espacios vacíos son aprovechados por enormes rebaños de ganado que mordisquean cada hierbajo que sobresale unos milímetros del suelo. No demasiado lejos de uno de los pueblos del desierto situado en Uzbekistán se instalaron unos retretes para los pastores de esos rebaños. Además del ganado en la meseta carbonizada por el sol también encontramos varanos del desierto, unos bichos enormes y carnívoros capaces de arrancarte media nalga de un bocado si les pillas con hambre. Y eso en un lugar donde el suelo, en las horas centrales del día, está a más de cincuenta grados. La solución, o al menos un parche, es situar el excusado a un par de metros del suelo, lejos del alcance de los mordiscos de los lagartos del desierto.

toiletuzbek

Todo esto y mucho más aparece en uno de los libros más escatológicos y a la vez sugerentes que se puede encontrar en el mercado: Toilets, editado por Lonely Planet y recién publicado en castellano con el sublime título de “Váteres”. Por diez pavos lo tenéis en Amazon o en general en cualquier sitio que venda libros.

Comprar en Amazon: Váteres: La llamada de la naturaleza nunca tuvo una respuesta tan bella.

También disponible en inglés: Toilets: a spotter’s guide

vateres

Si quieres más popurrí escatológico-geográfico, aquí tienes otras deposiciones en este blog fronterizo:

Me han entrado ganas de ir de Repente a Kagar. Literalmente. En serio.

Una historia de amor en Google Maps. El final te sorprenderá. O bueno, no.

Irse a tomar por culo, geográficamente hablando.

Quince pueblos que deberían cambiar de nombre pero ya, y su segunda parte, con diez pueblos más

Anuncios

One thought on “Un cagajón con vistas: viaje a los retretes más exóticos del mundo

  1. Karji 28-enero-2018 / 10:54 am

    Se non è vero, è ben trovato dicen, como también dicen que el retrete siberiano consiste en 2 simples palos, uno para clavarlo en la tierra y agarrarse y el otro para espantar a los lobos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s