¿Cuál es la forma más rápida de dar la vuelta al mundo sin aviones?

En enero de 2018 Andrew Fisher, un ejecutivo de la aerolinea emiratí Etihad Airways, estableció el récord de la vuelta al mundo más rápida usando únicamente aviones de línea subsónicos. Partiendo de Shangái voló a Auckland, Buenos Aires y Ámsterdam antes de regresar a la capital china, en un trayecto que le llevó 52 horas y 34 minutos en aviones de Air New Zealand, la KLM y la China Eastern. El récord de la vuelta al mundo más rápida usando cualquier vuelo programado lo tiene desde 1980 un señor británico llamado David Springbett que voló de Los Ángeles a Londres, Bahréin, Singapur, Bangkok, Manila, Tokio y Honolulu antes de regresar a la ciudad Californiana. El viaje supersónico de Los Ángeles a Londres consiguió reducir el tiempo de viaje a apenas 44 horas y 6 minutos; fue tan rápido que de hecho se trató de la circunnavegación más rápida jamás realizada, superando por hora y media el vuelo de un B-52 norteamericano unos años antes. Mantuvo el récord doce años hasta que en octubre de 1992 un Concorde de Air France celebró el V centenario de la llegada de Colón a Améica rodeando el planeta en apenas 32 horas, incluyendo nueve horas de escalas para repostar y 18 horas de vuelo supersónico. Estas cifras dejan a Phileas Fogg con un palmo de narices, pero Julio Verne hizo que su personaje diera la vuelta al mundo tres décadas antes de que los hermanos Wright hicieran volar su aparato. ¿Sigue siendo posible dar la vuelta al mundo en menos de 80 días sin usar un solo avión y utilizando medios de transporte públicos?

Mapa de La Vuelta al Mundo en 80 días, tomado de Trazado, un Atlas literario

Etapa 1: Londres-Moscú. 1 día y 23 horas.

Salgamos de Londres, como el personaje de Verne, que además nos viene muy bien porque tiene un bonito tren de alta velocidad que le une con el resto de Europa. De Londres a Bruselas se tardan apenas dos horas en un Eurostar que sale a las 10 de la mañana y 58 minutos. En la capital belga tomaremos otro tren que nos dejará en Colonia, y de allí a Berlín, a donde llegaremos unas nueve horas y media después de haber salido. Tras una noche de reposo en la capital alemana a primera hora de la mañana siguiente tomaremos el tren que la compañía nacional rusa de ferrocarriles tiene entre la antigua ciudad dividida y la ex capital soviética, a la que llegaremos un día y dos horas más tarde, menos de dos días después de nuestra partida de tierras británicas. 

La estación de St. Pancras, el punto de partida de nuestra vuelta al mundo

Etapa 2: Moscú-Shangái. 6 días y 19 horas

Gracias a la visión de futuro de los zares, contamos con una larguísima línea de ferrocarril para cruzar Rusia de un lado al otro de forma notablemente más rápida y cómoda que en la época de Phileas Fogg, cuyo viaje transcurre quince años antes de que empezaran las obras del Transiberiano. Nosotros tomaremos el Transmongoliano, que parte unas 13 horas después de nuestra llegada a Moscú, y nos dejará en Pekín tras seis días, una hora y cuatro minutos de viaje. Desde la Capital del Este tomaremos cualquiera de los modernísimos y velocísimos trenes de alta velocidad que unen las dos megalópolis chinas. Nuestra llegada a Shangái se producirá a las 11 y media de la mañana, 8 días y 18 horas después de abandonar Londres.

Un tren cruzando la frontera entre Rusia y China (se puede ver el hito fronterizo a la izquierda de la imagen)

Etapa 3: Shangái-Seattle. 15 días. 

Desde Shangái la única opción para cruzar el Pacífico es tomar un barco. Podríamos alquilar un velero pero sale más a cuenta comprar un pasaje en alguno de los buques de carga que cruzan el océano entre la costa china y la costa este de los Estados Unidos. Muchas compañías admiten tres o cuatro pasajeros en sus travesías para hacer algo más de caja. Nuestro viaje continúa unas 24 horas después de haber llegado a Shangái, y nos llevará a bordo de un portacontenedores donde durante dos largas semanas no tendremos nada que hacer salvo ver las pelis que hayamos descargado en el portátil y leer libros en el Kindle. El Space Needle nos dará la bienvenida a Estados Unidos unos 24 días después de haber partido de la estación londinense de St. Pancras.

Catorce días con estas vistas (foto de Arimo Travels)

Etapa 4: Seattle-Nueva York. 3 días y 6 horas

Apenas 8 horas después de que nuestro portacontenedores propiedad de una empresa de Hong Kong, de bandera liberiana y tripulado por filipinos atraque en los muelles de Seattle nos montaremos en un tren llamado Empire Builder, que recorrerá los estados de Washington, Montana, Dakota del Norte, Minesota y Wisconsin antes de depositarnos, 1 día y 21 horas después, en Chicago. Tras hacer noche a orillas del Lago Michigan al día siguiente al mediodía nos subiremos al Capitol Limited, que tras dejar atrás Cleveland y Pittsburgh nos dejará en Washington D.C. unas 17 horas y media más tarde. Tras una breve escala para estirar las piernas y saquear las máquinas de vending de la estación tomaremos un tren regional que nos llevará a la Penn Station, en el corazón de la Gran Manzana, 27 días después de haber partido de Londres.

El Empire Builder cruzando algún lugar que no ha conocido habitantes desde la época de los tramperos

Etapa 5: Nueva York-Southampton. 8 días

No tendremos mucho tiempo para pasear por Manhattan mirando hacia arriba con la boca abierta y haciéndole fotos al vapor que sale de las alcantarillas mientras los neoyorquinos nos desprecian secretamente. 24 horas después de nuestra llegada tomaremos otro barco, pero esta vez no será un anodino buque de carga sino un auténtico crucero de lujo: el Queen Mary 2. 345 metros de eslora y detalles cuidados al máximo para que ancianos ricos de ambos lados del Atlántico se den el gusto de viajar como en los buenos viejos tiempos. Nosotros pasaremos ocho días y siete noches entre la biblioteca (la más grande del Océano, según dice la propaganda de la Cunard Line), las tumbonas de la piscina de agua de mar y la barra de la coctelería, sin saltarnos ni un solo día el té de las cinco que la tripulación ofrece a los afortunados pasajeros.

Más icónico imposible, oigan

Epílogo: Southampton-Londres. 2 horas y 14 minutos. 

A las seis de la mañana el Queen Mary 2 atraca en el puerto de Southampton. Un par de horas después hemos desembarcado y nos dirigimos a la parada de autobús más cercana. Un autocar, un par de trenes y unas pocas paradas de metro después hemos llegado de nuevo a St. Pancras. Son las 10 de la mañana y 18 minutos, exactamente 34 días, 23 horas y 20 minutos después de tomar el Eurostar hacia Bruselas. Phileas Fogg, de nuevo, se quedaría con un palmo de narices.

Mapa terriblemente cutre de nuestra vuelta al mundo sin aviones (clic en la imagen para ampliar)

¿Y por cuánto sale el viajecito? Como diría cualquier agente de viajes, depende de lo que uno quiera gastarse. Ir en tren de Londres a Moscú cuesta unos 300 euros, algo menos de la mitad de lo que cuesta el viaje hasta Pekín en cabina turista. Si uno quiere ir bien cómodo cruzando la estepa rusa, hay que aflojar más de mil euros. El tren de alta velocidad entre Pekin y Shangái es extremadamente barato. Cruzar el Océano Pacífico en un barco de carga cuesta entre 100 y 150 euros diarios, comidas incluidas. El Amtrak para cruzar Estados Unidos, por su parte, sale por 600 euros en asiento y unos dos mil en camarote privado. Finalmente, los precios para la travesía del Atlántico en el Queen Mary 2 empiezan en unos 950 euros y se van tan arriba como 1.500 sin ni siquiera acercarse a una suite. El total oscila entre los cuatro mil y los siete mil euros, gastos aparte. Un billete RTW (Round The World) en clase turista de cualquier alianza aérea es más barato, pero no te permite relajarte durante larguísimas jornadas mirando pasar el paisaje o la espuma de las olas. 

El AVE Chino además de eficacia y buen precio tiene unas estampas fotogénicas que da gloria verlas (The Guardian)

¿Es posible entonces, dar la vuelta al mundo en poco más de un mes usando medios de transporte públicos a un precio no excesivamente disparatado? Técnicamente sí, aunque siendo justos he hecho algo de trampas. Todos los viajes que he mencionado más arriba existen, y la sincronización entre ellos es real hasta que llegamos a Shangái. Más allá es fruto de mi imaginación. No he encontrado (porque no existen) horarios precisos de cruces del Pacífico en barcos de carga, así que he supuesto, por el bien de la narración, que había uno 24 horas más tarde, y que salía en su fecha prevista (cosa que no siempre sucede) y no tenía retrasos por mal tiempo (ídem). Más complicado aún es lo del Queen Mary 2: viaja de media una vez al mes entre Nueva York y Southampton así que llegar justo el día antes de su salida después de haber cruzado más de medio mundo sería de una precisión inaudita. Hay otras opciones, sobre todo de buques que se reposicionan entre temporadas para ir del Caribe al Mediterráneo o, de nuevo, en barcos de carga que ofrecen tres o cuatro camarotes a civiles con mucho tiempo libre, pero ninguna es tan conveniente como la línea de la Cunard. Con todo, está más que claro que es perfectamente posible dar la vuelta al mundo en menos de 8o días, y probablemente en poco más de la mitad de ese tiempo sin mucho esfuerzo. ¿Alguien se anima?

Son, ochenta días son, ochenta nada más, para dar la vuelta al mundo

¿Ganas de más? Hace unos años (como once) ya hablamos de vueltas al mundo de ficción en este blog fronterizo. Aparte, hemos conocido a unas cuantas personas que han dado vueltas al mundo y han grabado vídeos al respecto: Matt Harding, ser casi mitológico en la Internet viajera, Paco Nadal, otro viajero empedernido que se dedica a dar envidia como profesión, Álex Chacón, que no tardó 80 días sino tres años y sobre todo Graham Hughes, que visitó todos los países del mundo sin usar un solo avión.

 

Anuncios

13 respuestas a “¿Cuál es la forma más rápida de dar la vuelta al mundo sin aviones?

  1. Javier Irastorza 23-mayo-2019 / 10:12 am

    “Son las 10 de la mañana y 18 minutos, exactamente 34 días, 23 horas y 20 minutos después de tomar el Eurostar hacia Bruselas. Phileas Fogg”, ¿has tenido en cuenta el día que ganas viajando al este o te ha pasado como a Phileas?

    Por otro lado, en el libro “bajan” a latitudes más al sur, que añadirá millas al trayecto.

    • Karji 23-mayo-2019 / 9:58 pm

      “9 de julio de 1522. Para ver si nuestros diarios eran exactos, preguntamos en tierra qué día era de la semana, y nos respondieron que jueves, lo cual nos sorprendió, porque según nuestros diarios estábamos a miércoles. No podíamos persuadirnos de que nos habíamos equivocado en un día, y yo menos que nadie, porque sin interrupción y con mucho cuidado marqué en mi diario los días de la semana y la data del mes. Supimos pronto que no era erróneo nuestro cálculo, pues habiendo navegado siempre al occidente, siguiendo el curso del Sol, al volver al mismo sitio teníamos que ganar veinticuatro horas sobre los que estuviesen quietos en un lugar; basta con reflexionar para convencerse” Antonio Pigafetta en Cabo Verde, después de darse un garbeo con unos colegas.

  2. Juan Manuel Grijalvo 23-mayo-2019 / 11:50 am

    Mi vuelta al mundo no sería la más rápida. Sin aviones, por supuesto, y pasando por Nueva Zelanda. El viaje en barco por el Pacífico hasta el canal de Panamá. El viaje transcontinental por Estados Unidos desde California hasta Maine. El itinerario de Phileas Fogg es interesante, sin duda, pero Verne hizo otro que tampoco está mal: el de los hijos del Capitán Grant, con un personaje que seguramente es uno de tus Grandes Referentes: el geógrafo Paganel.

  3. Jorbule 23-mayo-2019 / 1:35 pm

    Diego, no sé si darte por válida tu vuelta al mundo. Es verdad que has pasado por todos los meridianos, pero ¿qué distancia has recorrido?

    Si alguien va al paralelo 89, a poco más de 100 Km del polo, y recorre todos los meridianos a esa misma latitud, ¿ha dado la vuelta al mundo? Creo que no.

  4. fvlgen 23-mayo-2019 / 2:37 pm

    Si no se pasa por el hemisferio sur no es exactamente una vuelta al mundo. Incluso podría hacerse más corta, vía Alaska, Labrador, Groenlandia, islandia, murmansk… Más al norte, más corta. O al revés, Ushuaia, Ciudad del Cabo, Sydney…

  5. José 23-mayo-2019 / 3:49 pm

    Creo que tomar un barco que pase por el Canal de Panamá es más rápido que uno que llegue a Seattle y cruzar todo EEUU en tren. Lo hacian antes, y se sigue haciendo. Es más rapido bajar y cruzar el istmo.

    • Diego González 23-mayo-2019 / 10:44 pm

      Lo miré y no era el caso. Cruzar el Canal de Panamá añade trece días de navegación hasta NYC, en vez de tres días en tren.

      • Gonzalo 24-mayo-2019 / 1:55 am

        Hola, aquí desde México mi reporte:

        Yo estuve cotizando viajes en portacontenedores de Asia a los puertos del pacífico. Manzanillo en Colima es uno de ellos, Y luego son menos de dos días a Veracruz, que tiene bastante buena conexión con Europa. Otra opción es Salina Cruz (Oaxaca) que solo está a unas horas del puerto de Veracruz por el Istmo de Tehuantepec: https://tinyurl.com/y2h7rtg7.

        Hay algunos usuarios que tienen razón, la vuelta al mundo se suele definir por un % de la circunferencia máxima recorrida. Dependiendo de la frikiprueba. Pueden ser 40000km, o unos 2/3. ¿Tuviste en cuenta la circunferencia usada?

  6. tucumano 24-mayo-2019 / 4:48 am

    Me encantó. Yo saldría de Shangai, que es la mas dificil de asegurarse. Otra forma mas fácil es ir al polo norte ( o polo sur) y dar un pequeño giro al rededor del mismo… no es dar la vuelta al mundo, eso?

  7. oraculador 24-mayo-2019 / 6:04 pm

    para mí una verdadera vuelta al mundo requiere, además de cruzar todos los meridianos, cruzar también el ecuador. Si no, como dicen por arriba, basta con irse al polo norte y girar sobre uno mismo…
    En ese sentido, tampoco me vale la de Phileas Fogg, que estuvo cerca pero no llegó a pasar por el hemisferio sur.
    La de Magallanes-ElCano sí que fue una vuelta al mundo como Dios manda!!!

  8. Lamastelle 25-mayo-2019 / 1:32 pm

    Hmmm, voy a hacer una pequeña trampa, aunque respetando estrictamente el espíritu. La forma más rápida de dar la vuelta al mundo en menos de 80 días sin usar un solo avión y utilizando medios de transporte públicos es…

    Usar la ISS.

    :-).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.