La España canadiense

De todas las maravillas naturales que hay en Canadá, la más conocida fuera de sus fronteras son las Cataratas del Niágara. Situadas junto a la frontera entre el estado de Nueva York y la provincia de Ontario, reciben cada año la escandalosa cifra de 30 millones de visitantes, que se suben en alguno de los muchos barquitos llamados Maid of the Mist, la Dama del Rocío, y que hace cosa de diez años ya fueron protagonistas en este blog. Mucho menos conocido es el teleférico que apenas a unos kilómetros corriente abajo, cruza sobre un remolino bastante profundo que se forma en un recodo del Niágara. El teleférico mide 500 metros de largo y cruza cuatro veces la frontera en cada viaje, aunque empieza y termina en Canadá. En su día cumplió una función de transporte de pasajeros, pero hoy sólo funciona como atracción turística. Los locales lo conocen con dos nombres diferentes perfectamente intercambiables: Whirpool Aero Car (Teleférico del Remolino) o, más comúnmente, Spanish Aerocar. ¿Por qué español? Pues porque el diseño y la construcción corrieron a cargo de españoles. El Teleférico Español nos va a servir como punto de partida para recorrer la España Canadiense, o el Canadá español, como queramos verlo.

SPanish Aerocar 1.JPG
El Spanish Aerocar sobrevolando el Remolino del Niágara (fuente)

El Spanish Aerocar abrió en 1916, y ha funcionado prácticamente todos los meses de primavera y verano desde entonces. Fue diseñado por el famoso inventor español Leonardo Torres Quevedo, autor entre otros ingenios de la primera calculadora digital de la historia. Torres Quevedo había inventado un sistema de seguridad con contrapesos que multiplicaba la fiabilidad de los teleféricos en caso de rotura de uno de los cables, y esa fue la razón por la que se construyó el transbordador. En una de las estaciones del Aerocar se puede leer una placa en inglés que reza así:

NIAGARA SPANISH AERO CAR
Leonardo Torres Quevedo (1852–1936) was an ingenious Spanish engineer. Among his creations were algebraic machines, remote control devices, dirigibles and the world’s first computer.

The Niagara Spanish Aero Car was designed by Leonardo Torres Quevedo and represented a new type of aerial cable way that he called “transbordador”. Officially opened on August 8, 1916, it is the only one of its kind in existence.

—The Niagara Parks Commission 1991

Que traducido queda tal que así:

TRANSBORDADOR ESPAÑOL DEL NIÁGARA
Leonardo Torres Quevedo (1852–1936) fue un genial ingeniero español. Entre sus creaciones destacan máquinas algebraicas, dispositivos de control remoto, dirigibles y la primera computadora del mundo.

El coche aéreo español del Niágara fue diseñado por Leonardo Torres Quevedo y representa un nuevo tipo transporte por cable aéreo, que llamó «transbordador». Se inauguró oficialmente el 8 de agosto de 1916, siendo el único de su tipo en existencia.

— La Comisión de Parques del Niágara, 1991

La colonización española del territorio que hoy es Canadá se produjo únicamente en la costa Oeste, en las actuales provincias de la Columbia Británica y el Yukón. Sin embargo, en nuestro viaje hispanocanadiense no vamos a movernos de Ontario. A unos 550 kilómetros por carretera del Spanish Aerocar encontramos otro lugar con un nombre muy español:

Spanish Ontario
Cartel indicador en la carretera transcanadiense a la entrada de Spanish, Ontario (fuente)

Nadie sabe muy bien por qué Spanish se llama así, teniendo en cuenta que está situado en lo que fue Nueva Francia y no hubo colonización española en la zona. Hay diversas teorías, que implican generalmente remontarse a siglo XVIII y el matrimonio de alguien venido de más allá del Misisipí con algún miembro de tribus nativas locales. En todo caso no se conservan registros así que es pura especulación. Spanish es un pueblecito de provincias con apenas 700 habitantes, una oficina de correos, un par de restaurantes y dos conexiones por autobús al día con Toronto, situado a unos 500 kilómetros de allí. El pueblo está a la orilla del Lago Hurón, justo en la desembocadura de un río, que, de manera no demasiado sorprendente, se llama Spanish River.

Spanish Marina
El puerto de Spanish, Ontario, situado en la orilla del Lago Hurón (fuente)

El río Español tiene su nacimiento en un lago llamado, nada sorprendentemente Lago Español (Spanish Lake), cuya etimología tampoco está clara. Pero no acaba ahí la cosa. El Spanish River recorre unos 310 kilómetros a través de Ontario antes de desembocar en el Lago Hurón. A unos 50 kilómetros de la desembocadura encontramos otro lugar habitado de nombre castizo: Española (Espanola, en inglés). De nuevo el nombre se le atribuye a una historia nebulosa de un jefe nativo local que se casó con una mujer blanca que hablaba español. Según la historia los franceses que vinieron más tarde escucharon a la mujer hablar con sus hijos y de ahí llegó lo de Espagnole-Espanola. El nombre del río, del lago y del pueblo situado corriente abajo vendrían, según la leyenda, de aquella mujer raptada por la tribu Ojibwa.

Spanish River Inn
Motel Spanish River, en Spanish, Ontario (fuente)
Spanish River
Spanish River en Española, Ontario (fuente)

El caso es que Espanola, o Española, fue fundado en 1900 como colonia industrial de la Spanish River Pulp and Paper Company, que se dedicaba, como su nombre deja entrever, a la fabricación de pasta de papel. En 1927, tras venderse las factorias junto al río y quebrar la compañía, el lugar fue abandonado. Durante la II Guerra Mundial se aprovechó el sitio para instalar un campo de prisioneros de guerra y de paso se reabrió la factoría. Española fue creciendo con los años hasta llegar a los cinco mil habitantes que tiene hoy.

Espanola-2

Páginas web de Spanish, Ontario y de Española, Ontario.

Y hasta aquí este paseo por la toponimia española en un rincón de Ontario donde en realidad nunca llegaron los españoles. Si el lector tiene ganas de perder el tiempo conociendo más rarezas de Canadá ahí van algunas ideas.

La frontera terrestre entre Canadá y Dinamarca, o la guerra más chorra del mundo
El mundo entero ha venido al pueblo, sobre lo que pasó en un pueblo canadiense cuando decenas de aviones aterrizaron allí el 11 de septiembre de 2001.
Al Norte del Norte, un recorrido por los territorios del norte de Canadá: Yukón, los Territorios del Noroeste y Nunavut
La Guerra del cerdo, o por qué Canadá se mete en guerras completamente locas
Las cataratas sangrientas de Coppermine, una historia de choque cultural y exploración ártica

Espanola-1

 

Anuncios

3 respuestas a “La España canadiense

  1. Manudrako 30-octubre-2018 / 10:17 am

    Es curioso ver cómo se pelean a veces los inventores sobre quién fue el primero en crear algo. Según esa placa creó la primera computadora del mundo. Yo a día de hoy no tengo claro quien fue el primero en hacerlo, porque habría que ver qué consideran computadoras algunos. Pero nuestro querido compatriota dudo que fuera el primero.
    Aún así, el teleférico es digno de admiración, aún funcionando y de qué manera.

  2. Fernandp 30-octubre-2018 / 8:31 pm

    Gracias por la entrada. Como siempre, muy interesante. Se echaba de menos que el blog volviera a andar.

  3. Karji 30-octubre-2018 / 11:02 pm

    Como de costumbre, muy chulo.

    Lo de la ciudad de Spanish no está nada mal ;o) según la wiki que enlazas sería de alrededor de 1750….Pilla relativamente cerca en el tiempo con el tratado de Fontainebleau cuando la Luisiana pasa a ser española…. pero no, la Luisiana pilla lejos de Nueva Francia donde está el Spanish éste. Lo de que los franceses se encontraran con gente hablando español me ha recordado a cuando en la expedición de Loaísa en Guam “Los abordó un grupo de indígenas, totalmente desnudos, con una facilidad que asustó a los tripulantes. Pero de ellos se destacó uno, que en un perfecto castellano con acento gallego, les espetó: «Buenos días, señor capitán y maestre y buena compañía…»” (https://es.wikipedia.org/wiki/Expedici%C3%B3n_de_Garc%C3%ADa_Jofre_de_Loa%C3%ADsa).

    Aunque lo mencionas de pasada, da para otra entrada la “España Canadiense” en el Pacífico: Nutka (https://es.wikipedia.org/wiki/Isla_de_Nutka), donde el instante frágil con los ingleses, y que deja cosas como la isla Aristazabal (https://en.wikipedia.org/wiki/Aristazabal_Island), la isla Sonora (https://en.wikipedia.org/wiki/Sonora_Island), la de Flores (https://en.wikipedia.org/wiki/Flores_Island_(British_Columbia)), Zeballos (https://en.wikipedia.org/wiki/Zeballos,_British_Columbia), etc en el camino de las expediciones de 1774 de Juan Pérez (y su “Juan Perez sound), de Malaspina, etc (https://es.wikipedia.org/wiki/Expediciones_de_Espa%C3%B1a_en_el_Pac%C3%ADfico_Noroeste). Por no hablar de las fantasías del Juan de Fuca y su paso del Norte, aunque, vale, técnicamente éste era griego.

    Y en el Atlántico, of course, los balleneros en Terranova.
    Enlazo artículo de un catedrático de la Complutense que contiene toponimía hispana en Canadá, balleneros vascos, y el lago Dildo (https://elpais.com/diario/2000/12/06/futuro/976057207_850215.html).

    Aunque para relaciones hispano canadienses, ésta:https://www.youtube.com/watch?v=7DCpivRzpZw

    ¡Ah! Y se puede ir de Granada a la Alhambra sin salir de Canadá, y según google no se pasa muy lejos de Spanish, Ontario.

Responder a Manudrako Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.