El lago más peligroso del mundo

No es la primera vez que hablamos de lagos en este su blog de ustedes. Recordemos aquella sucesión recurrente de lagos e islas que causó sensación allá por los inicios de esta revista fronteriza, hace diez años, o la simpática toponimia canadiense en asuntos lacustres. Los lagos que vamos a visitar hoy, sin embargo, son bastante menos entretenidos y sí mucho más temibles. No se trata de que haya cocodrilos o que estén llenos de desechos tóxicos. Es, sencillamente, que son unos asesinos. Bienvenidos al Lago Kivu, el más peligroso del mundo.

kivu boats
Visto así no parece un sitio tan alarmante

Antes de ir al lago Kivu vamos a visitar un par de hermanos suyos. El primero, el lago Monoun. Es una masa de agua de poco más de un kilómetro de largo y la mitad de ancho al oeste de Camerún. Estamos en agosto de 1984 y el atardecer pilla a los involuntarios protagonistas de nuestra historia subidos al techo de un camión en una polvorienta carretera rural cerca del lago. De repente y sin aparente motivo el motor del camión se detiene. El conductor y doce de los catorce pasajeros que se amontonaban peligrosamente en el techo del vehículo descienden para comprobar qué sucede. Unos momentos más tarde los dos pasajeros que permanecen subidos a lo alto del camión ven aterrados como uno tras otro los viajeros pierden el conocimiento y poco después dejan de respirar. Que ellos vean, no hay absolutamente nada que pueda estar causando semejante masacre, pero es así. Ellos dos serán los únicos supervivientes del viaje.

monounlake.jpg
El pequeño Lago Monoun

Nos trasladamos ahora cincuenta kilómetros al norte al lago Nyos, también en Camerún, ya a poco más de 40 kilómetros de la frontera con Nigeria. El Nyos es cuatro veces más grande que el Monoun, y también bastante profundo. Son las nueve de la noche del 21 de agosto de 1986. La mayoría de los 1.500 habitantes de los poblados alrededor del lago duermen hace un rato, acostumbrados a moverse al ritmo de la luz solar, dado que la luz eléctrica en este remoto enclave es todavía un sueño. Una potente explosión proveniente del lago quiebra la calma de la noche y minutos después los pocos habitantes que permanecen despiertos empiezan a notar dificultad para respirar y caen inconscientes. Una tras otra cientos de personas dejan de respirar en todo el valle alrededor del lago Nyos, hasta totalizar nada menos que 1.700 muertos, incluidos la práctica totalidad de los habitantes del pueblo homónimo, y también en lugares tan alejados del lago como Cha (a cuatro kilómetros) o Subum (a seis). Unas seis mil cabezas de ganado amanecerían muertas también a la mañana siguiente. Se trató de una de las mayores catástrofes naturales de la década, que únicamente pasó desapercibida por lo remoto de su localización.

nyos1
El lago Nyos tras el incidente de 1986

¿Qué había pasado? Geólogos y científicos llegaron al lugar en las siguientes semanas en busca de una explicación para tamaña matanza, aparentemente sin motivo alguno. Encontraron las aguas normalmente azules del lago teñidas de un color rojizo y los restos de un tsunami de unos veinte metros de alto fácilmente visibles en las orillas del lago, pero la ola gigante en sí apenas había causado víctimas. ¿Qué había provocado ese tsunami y qué relación tenía con la muerte por asfixia de casi dos mil personas en lugares situados a más de cinco kilómetros de allí? Bien, es hora de abrir una Cocacola para explicarlo.

nyosredwater
Las aguas rojizas del Lago Nyos tras la erupción de 1986

¿Alguna vez, querido lector, has agitado un bote de Cocacola o cualquier otro refresco carbonatado (i.e. con gas) y luego lo has abierto a ver que pasa? ¿No? ¿Es que no has tenido infancia, maldita sea? Todos sabemos lo que sucede en esos casos: el refresco sale disparado y pone perdido todo lo que haya en un par de metros a la redonda. Pues la tragedia del lago Nyos fue algo muy parecido, pero a una escala cataclísmicamente más grande. El Lago Nyos es un lago formado en la ladera de un volcán. Bajo el lecho del lago, que alcanza más de un kilómetro de profundidad, se encuentra una bolsa de magma. Lo cual tiene su importancia porque durante siglos ha filtrado dióxido de carbono (CO2) a las aguas profundas del lago. El dióxido de carbono es un gas que se disuelve en el agua, especialmente si ésta está sometida a mucha presión. Los 200 metros de profundidad del Nyos suponen 20 atmósferas de presión. Suficiente para disolver el gas en el agua. Pero, ¿qué pasa si el gas de repente pasa a estar en un entorno con menor presión? Lo mismo que sucede si abres un refresco después de agitarlo. La explosión y el caos.

 

Nyosdisaster
Las orillas del lago Nyos devastadas tras la explosión

 

Se desconoce cual fue la causa última precisa del estallido del lago. Es posible que fuera un simple corrimiento de tierras, al no haber registros de ninguna explosión volcánica o movimiento sísmico. Sí se sabe que en algún momento algo hizo ascender las aguas saturadas de dióxido de carbono a niveles más altos del lago. Al estar sometido a menor presión el gas ya no se disuelve tan fácilmente en el agua y por tanto tiende a ascender, igual que las burbujas en un vaso de Cocacola. La efervescencia repentina remueve el fondo lacustre y arrastra más aguas profundas, que a su vez liberan más gas, provocando una reacción en cadena que termina, segundos después, con una monumental explosión en forma de columna de agua y espuma de cien metros de altura en mitad del lago, denominada erupción límnica. El ascenso de las aguas profundas ricas en hierro fue lo que provocó el cambio de color en la superficie, al oxidarse el mineral presente en el agua.

 

nyoscattlemassacre.jpg
Miles de cabezas de ganado fallecieron tras la erupción

 

Pero eso no fue lo que provocó la masacre. Además de una tremenda cantidad de energía, la explosión del lago liberó más de un kilómetro cúbico de dióxido de carbono almacenado en el fondo del lago durante siglos. El dióxido de carbono es un 50% más pesado que el aire, por lo que tras salir a la superficie del lago inmediatamente descendió hasta ceñirse al terreno, formando lo que en swahili llaman Mazuku y fue bajando como una riada invisible por colinas y bosques, matando a todos los animales y seres humanos que encontró a su paso simplemente impidiéndoles respirar oxígeno. La velocidad relativamente baja de la oleada de CO2 permitió a algunos afortunados darse cuenta de que algo estaba sucediendo y huir despavoridos primero y avisar a otros después. Cuatro mil personas se salvaron de morir asfixiadas huyendo de la región durante la noche. Varios cientos más sobrevivieron a la exposición al gas sin que realmente se sepa muy bien por qué. Pero la catástrofe humana fue inmensa.

nyoscattle2
Una imagen del pueblo de Nyos tras la tragedia

Y así llegamos al lago Kivu. El lago Kivu se encuentra en la frontera entre Ruanda y la República Democrática del Congo. Comparte varias características con sus hermanos pequeños cameruneses, a saber: es muy profundo, se encuentra sobre una cuenca volcánica que le filtra dióxido de carbono y está en una zona tropical sin grandes variaciones de temperatura que provoquen corrientes, lo que mantiene el agua del fondo del lago inmóvil acumulando CO2 silenciosamente. Pero hay una gran diferencia entre el Kivu y el Monoun y el Nyos. El Lago Monoun tiene un área inferior a un kilómetro cuadrado y unos 100 metros de profundidad. El Nyos sobrepasa por poco el kilómetro y medio cuadrado de superficie y es el doble de profundo. El Lago Kivu tiene casi quinientos metros de profunidad y 2.700 kilómetros cuadrados de superficie, casi 1.300 veces más grande que el Nyos y miles de veces más voluminoso. Pero eso no es lo peor. En los alrededores del lago Nyos apenas residían unos pocos miles de personas. Alrededor del Lago Kivu viven más de dos millones de seres humanos a ambos lados de la frontera. Es fácil entender por qué el Lago Kivu merece el título del lago más peligroso del mundo. Una explosión en el lago Kivu provocaría una catástrofe prácticamente sin precedentes en cuanto a su mortandad.

kivu_rwanda
La orilla ruandesa del lago Kivu

Esperad, que no hemos acabado. Los científicos han hallado que el Kivu tiene unos 500 millones de toneladas de dióxido de carbono disuelto en el agua, aproximadamente 250.000 veces más que lo que liberó el lago Nyos en 1986. También hallaron pruebas de que más o menos cada mil años un evento desconocido arrasa toda la fauna y flora en los alrededores del lago Kivu, y que la última vez que sucedió fue… hace como un milenio. Es decir, a juicio de algunos científicos el lago Kivu es una bomba de tiempo que puede explotar en cualquier momento.

nyos_degas
Desgasificación del lago Nyos

¿Y qué se puede hacer? En el caso del Nyos y el Monouns la solución fue relativamente simple: instalar un surtidor que toma agua del fondo del lago y la expulsa en la superficie, liberando el gas lentamente e impidiendo que se concentre en grandes cantidades. Pero el lago Kivu tiene casi 3.000 kilómetros cuadrados de superficie, que vienen a ser cinco veces la ciudad de Madrid o el doble que Ciudad de México, por lo que una solución similar supondría un coste varios órdenes de magnitud superior, coste que las débiles economías de Ruanda o la RDC no son capaces de soportar. Y eso sin tener en cuenta que la cantidad de dióxido de carbono disuelta en el lago equivale a un 2% de todas las emisiones procedentes de la quema de combustibles fósiles en un año. Es fácil imaginar que liberar esa cantidad de gases podría tener efectos sobre el clima a un nivel más amplio que el puramente regional. La solución, pues, ahora mismo no existe, y desconocemos la probabilidad de que un día se produzca la mayor explosión lacustre que jamás se haya registrado.

Fuentes de las fotografías y más info:

Wikipedia (2, 3, 4), BBC, The GuardianQuoGizmodo, Imgur, Damn Interesting.

Anuncios

6 respuestas a “El lago más peligroso del mundo

  1. Sofi 22-octubre-2018 / 10:51 am

    OMG!!! Ya se adonde NO me llevarán mis aventuras!! Por cierto, he ido corriendo a google maps y estoy flipando con las dimensiones de los lagos africanos!
    Gran post!!

  2. Marcelo 22-octubre-2018 / 3:03 pm

    Que buena entrada Diego, como siempre ! Hace unas semanas te escribí un correo.
    Saludos

  3. Cavaliery 23-octubre-2018 / 3:49 pm

    Hola
    Una pregunta… No se supone que con dióxido de carbono, los habitantes debieron sentir algo raro (es decir, síntomas de ahogamiento, etc) y tratar de escapar?
    Esto debido a que nuestros cuerpos están diseñados para notar el aumento de dióxido de carbono, mas no la ausencia de oxígeno.
    Saludos. Gran post!

    • Iñigo 25-octubre-2018 / 11:09 am

      Buenas.
      Con el CO2 lo que se siente es la llamada muerte dulce, te vas adormeciendo sin síntomas de ahogamiento. Pasa lo mismo con el monóxido de carbono de las estufas que no queman bien y son muy peligrosas, ya que el CO mata más rápido.
      Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.