Una isla llamada Navidad

El primer lugar llamado Navidad del que se tiene noticia (o del que yo tengo noticia, al menos), no es otro que el Fuerte de la Navidad, el pequeño asentamiento que Cristobal Colón dejó en el territorio de la actual Haití el 25 de diciembre de 1492, dos meses y pico después de avistar por primera vez el continente americano, y poco antes de emprender el regreso a España para informar de sus descubrimientos. Fue la primera construcción europea en el continente americano, pero duró poco; cuando Colón regresó menos de un año más tarde, encontró que el fuerte había sido destruido y sus 39 moradores estaban muertos. Un final trágico para un nombre tan entrañable. Afortunadamente para el espíritu navideño, sea lo que sea eso, hay más lugares en el mundo donde Santa Claus podría establecer su base, de no ser porque ya tiene fijada su residencia en algún punto indeterminado al norte del paralelo 60. Hoy los conoceremos.

Bandera de la Isla de Navidad

Existen cinco islas llamadas Navidad en el mundo, distribuidas por tres océanos y otros tantos continentes. Dos de ellas se encuentran en las cercanías de la isla Australiana de Tasmania. Ambas están deshabitadas. La mayor mide poco más de sesenta hectáreas de superficie, y se encuentra al sur de la Isla de Año Nuevo. La pequeña, que además se llama así, Pequeña Isla de la Navidad, está al otro lado de Tasmania, y es aún más minúscula. De hecho, es un pedazo de hormigón de dos hectáreas a poco más de cien metros de la costa.

Las islas de Navidad y Año Nuevo en Google Maps. Debajo, vista de la Little Christmas Island desde el coche de Google Street View.

Sin salir de Australia, pero a varios miles de kilómetros de Tasmania (y de hecho a varios miles de kilómetros del continente australiano), encontramos la tercera de nuestras islas navideñas. La Isla de Navidad es un Territorio Australiano 500 kilómetros al sur de Jakarta, la capital de Indonesia, país que reclama la soberanía sobre el lugar desde hace sesenta años, sin éxito. Con poco más de 1.500 habitantes, los isleños han venido sobreviviendo básicamente de la explotación del guano; se intentó abrir un casino, sin demasiado éxito, y se llegó a aprobar la construcción de una base espacial en la isla, sin que hasta ahora haya pasado de una mera intención. Como curiosidad, la Isla de Navidad tiene su propio dominio geográfico: el .cx, en el que se registró la famosa y desagradable página web goatse.cx.

Mapa de la Isla de Navidad (click para ampliar). ¿Es cosa mía o parece un perrito?

En pleno Océano Pacífico encontramos la cuarta de nuestras islas navideñas. Se la conoce como Kiritimati, pertenece a la República de Kiribati, y también es llamada Isla de Navidad o Christmas Island. De hecho, Kiritimati no es más que la pronunciación de Christmas en el idioma local, el Gilbertés. El nombre del país, Kiribati, se pronuncia localmente como “kiribas“; las letras “ti” se pronuncian como una ese, letra que no existe en el alfabeto gilbertés. La isla de Kirismas debe su nombre al capitán James Cook, que arribó por primera vez al lugar el 24 de diciembre de 1777. Los 5.500 habitantes de la isla viven en ciudades llamadas París, Londres o Polonia. Los nombres se deben a un sacerdote francés que residió en la isla, y decidió que su casa era París, y lo que había al otro lado de un estrecho canal era Londres. El nombre de Polonia proviene de un explorador polaco que pasó por allí y ayudó a los nativos a mejorar sus sistemas de riego para las palmeras.

Mapa de Kiritimati, en la República de Kiribati, también conocida como Isla de Navidad. (Strange Maps)

La última de las islas navideñas la encontraremos en Canadá, concretamente en la provincia de Nueva Escocia. La Christmas Island canadiense en realidad no es una isla, sino un pueblo en la orilla de un lago en la Isla del Cabo Bretón. Al parecer debe su nombre al apodo de un nativo del lugar, llamado por sus coetáneos, precisamente, Christmas. A semejanza de lo que sucede en otro pueblo canadiense denominado Love, es común que en la oficina de correos de la localidad se reciban felicitaciones navideñas de medio mundo para ser reenviadas con el sello postal navideño por excelencia. La cursilería no entiende de fronteras. Feliz Navidad a todos.

Ver también: La invasión de la Isla de Navidad, en El Baúl de Josete, sobre la marea roja de cangrejos que se produce cada año en la isla (apuntado por Martín en los comentarios)

Si te ha gustado esta entrada, existe una remota posibilidad de que también te gusten:

La isla Recurrencia y el lago Recursión.

Love, Hell y otros lugares habitados.

Esta entrada se tenía que haber publicado el  pasado día 24 de diciembre. Por esas cosas que tienen la vida, la conexión a Internet y el calendario no pude terminarla hasta ayer. Igualmente, queridos lectores, os deseo lo mejor en estas fechas. En estas y en todas, ya de paso. Felices vacaciones, los que tengáis. Feliz loquesea, para los que no.

16 thoughts on “Una isla llamada Navidad

  1. Josete 29-diciembre-2009 / 8:08 pm

    Gracias por la mención Diego, y como no FELIZ NAVIDAD.

  2. Belén 5-noviembre-2012 / 11:16 am

    La isla de navidad es genial

  3. jose manuel 15-junio-2013 / 5:58 pm

    Colón estaba loco…..

  4. Ivan 16-marzo-2016 / 10:04 pm

    ola tengo una duda alguien como yo puede vivir ahi o donde podria ir aver o que tengo que hacer gracias por tu ayuda

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s