Del arte de ponerle nombres a los lagos en Canadá

Canadá es un país de lagos. También de policías a caballo con un uniforme de lo más pintoresco, pero no viene al caso. Hablemos de los lagos de Canadá. Pongamos por ejemplo la provincia de Quebec. Tiene un millón y medio largo de kilómetros cuadrados de superficie, de los cuales un 12%, o sea, 180.000 km2 son lagos y ríos. Ciento ochenta mil kilómetros cuadrados. Son más o menos 18 millones de campos de fútbol, en la unidad estándar de superficie en la televisión. En toda Canadá la superficie del país ocupada por agua dulce (lagos y ríos) alcanza casi 900.000 kilómetros cuadrados, lo que viene siendo lo que miden países como Egipto o Venezuela. Se desconoce el número exacto de lagos que existen en el país. Ni siquiera se han molestado en contarlos. La última vez que lo hicieron fue en 1973 y contaron 31.752 de más de tres kilómetros cuadrados de superficie. Si contamos las lagunas, los estanques y los demás pedazos de agua esparcidos por todo el país la cifra se dispara hasta los ¡dos millones! Y eso sin contar los charcos que deja la lluvia. Lo que decía al principio. Un país de lagos.

Ooooooooooh

Seguir leyendo

Quince pueblos que deberían cambiar de nombre pero ya

15.- Kagar, Alemania. Situado a apenas 100 kilómetros de Berlín, Kagar es un pequeño publo que forma parte del municipio brandemburgués de Rheinsberg. Obviamente kagar en alemán no significa nada parecido a lo que quiere decir en castellano. Para mayor diversión, a apenas unos kilómetros se encuentra la pedanía de Repente, lo que permite ir “de Repente a Kagar“. Eso sí, hay que parar justo antes de Kagarsee (see significa lago o estanque en alemán; Kagarsee es “el lago de Kagar”. Sus aguas deben ser prístinas y cristalinas).

Kagar y Kagarsee

14.- Bastardo, Italia. Este pueblo de curioso nombre y, probablemente, padre desconocido, pertenece a la comuna (municipio) del Gianno dell’Umbria, que cuenta con poco más de 3.500 habitantes, de los que la mitad son bastardi. El nombre del lugar proviene de una hostería situada allí hace como tres siglos, llamada “osteria del bastardo”. Y así se quedó el pueblo. (Más info 1, 2)

Seguir leyendo

Me han entrado ganas de ir de Repente a Kagar…

Ustedes disculpen lo malsonante del título… pero es que es absolutamente verídico.

Diarrea en Alemania…

Lo cazó en los mapas de Bing Javier Casares. ¡Bien visto!

Addenda: las vistas al lago que hay al sur de Kagar son para Kagarsee

Más topónimos escatológicos en Freaktoponomics.

Pongamos que hablo… de Barcelona

sagradaEn un año como este, en el que el Fútbol Club Barcelona ha ganado todos los títulos sobre la faz de la Tierra (mal que nos pese a los merengones empedernidos) la Ciudad Condal está, sencillamente, de moda. Por si fuera poco una película que lleva el nombre de la ciudad ha ganado un Óscar. La capital catalana es más conocida que nunca fuera de las fronteras españolas. Y quizá más de lo que imaginamos; como en otras ocasiones hicimos con Madrid y Valencia hoy recorreremos las Barcelonas del mundo.

EscudosPero volvamos al Fútbol Club Barcelona. Observen atentamente los escudos a la derecha de estas líneas. ¿Encuentran alguna similitud, quizá? ¿Un ligero parecido? Los lectores de Café Fútbol, el blog no oficial de la Copa Intertoto y el único lugar en el que podrán conocer cuántos espectadores acudieron al estadio del Skonto de Riga en sus últimos partidos  (un blog maravilloso, en suma), los lectores de Café Fútbol, decía, ya sabrán, como gente leída y viajada que son, que el escudo de la derecha es el del Barcelona Sporting Club, de Guayaquil, Ecuador. El parecido es de todo menos casual, pero contrariamente a lo que se cree, el Barcelona de Guayaquil no le debe su nombre al club de fútbol, sino a la propia ciudad. El fundador del más exitoso de los clubes ecuatorianos (o uno de ellos) fue el barcelonés Eutimio Pérez, que homenajeó así a su ciudad natal. El primer escudo del equipo se inspiró en el de la ciudad, y sólo unos cuantos años más tarde se adoptaría el plagio al del Barça. Las estrellas que rodean el escudo del club ecuatoriamo representan las ligas (trece) que han logrado ganar, la última en 1997.

Seguir leyendo

Portmanteau

Un portemanteau, en francés, es un perchero. Es una palabra compuesta, porte-manteau, que lleva o porta abrigos. Lewis Carroll, en su archifamosa novela Alicia en el País de las Maravillas, lo convirtió en un galicismo de uso común en inglés:

“(…) Está lleno de palabras difíciles. “Calentoreaba” significa que eran las cuatro de la tarde, cuando empiezas a calentar las cosas para la comida.

– Eso está muy bien -dijo Alicia-. ¿y “viscotivas”?

– Bueno, “viscotiva” quiere decir “viscosa y activa”. Como ves, se trata de un portmanteau: hay dos significados juntos en una palabra”.

En castellano la voz no existe, y el concepto está dentro de lo que solemos llamar acrónimo. Portuñol o smog son dos términos que pertenecen a la categoría de portmanteau. En geografía encontramos uno muy conocido en Tanzania, nombre y país compuestos a partir de Tanganica y Zanzíbar. Pero los amos en esto del portmanteau son los Estados Unidos. Si uno se sitúa cerca de una frontera estatal es más que probable que en los alrededores haya algún pueblo cuyo nombre recuerde esté formado a través de un portmanteau. Hoy recorreremos la mayoría de los que podemos encontrar en el país de las barras y las estrellas.

Un ejemplo de portmanteau. Canusa Avenue, en la frontera entre Estados Unidos y Canadá, entre los pueblos fronterizos de Rock Island y Derby Line, de los que ya hablamos aquí.

Seguir leyendo